NUEVA CONTROVERSIA MUNDIAL

Putin apenas condena la decisión de Trump de 'ceder' el Golán a Israel

Los observadores destacan que el reconocimiento de la soberanía israelí "invalida" de hecho los argumentos de Washington sobre la anexión rusa de Crimea

A diferencia de Moscú, Irán y Siria, los principales aliados de Rusia en Oriente Próximo, condenan con gran dureza las intenciones del presidente norteamericano

Vladimir Putin y Binyamin Netanyahu en el Kremlin en el mes de mayo del año pasado.

Vladimir Putin y Binyamin Netanyahu en el Kremlin en el mes de mayo del año pasado. / AP / SERGEI IINITSKY

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

Ha sido una comedida reacción crítica, muy diferente en tono y forma a las agrias diatribas oídas en Moscú en otros picos de tensión de esta nueva era de confrontación entre el Kremlin y Occidente. Rusia ha considerado, a través de sus portavoces, que la pretensión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer la soberanía israelí sobre los Altos del Golán es "irresponsable" y "agrava" los conflictos en Oriente Próximo. Pese a que Siria consitituye el principal aliado ruso en la región, las autoridades rusas han evitado recurrir a ningún tipo de retórica incendiaria a la hora de valorar las intenciones del magnate neoyorkino, al menos por el momento.

"Esto es nada más que un llamamiento; esperemos que solo se quede en eso", ha asegurado Dmitri Peskov, el portavoz del Kremlin. "En cualquier caso, esta idea por sí misma de ninguna manera facilita los objetivos de llegar a un acuerdo en Oriente Próximo; más bien lo contrario", ha subrayado, en tono circunspecto, el vocero presidencial. Por su parte, Maria Zajárova, portavoz de Exteriores, ha asegurado en su cuenta de Twitter que los movimientos del presidente norteamericano son "irresponsables", y ha advertido que las pretensiones de Trump podrían desencadenar "nuevas guerras" y "agravar" las existentes. 

Siria, el principal aliado de Moscú

Siria es el principal aliado con el que cuenta Rusia en Oriente Próximo, y era de esperar que Moscú acudiera en su apoyo, al menos verbalmente, ante una medida que, de materializarse, afectaría directamente a su integridad territorial. Sin embargo, no pocos observadores han destacado que las intenciones de Trump, en caso de llevarse a cabo, neutralizarían por completo los argumentos esgrimidos por Washington para oponerse a la anexión de Crimea en el 2014. Estas mismas voces han recordado además las repetidas ocasiones en las que Trump ha asegurado en el pasado que la península reclamada por Ucrania era "rusa" porque sus habitantes hablaban "ruso", la última de ellas en junio pasado durante la cumbre del G-7 en Canadá. Todo ello, además, se produce cuando aún se halla bajo investigación en EEUU la posible colusión del presidente norteamericano y de su entorno con agentes, instituciones y personalidades vinculadas al Kremlin durante la campaña electoral de las presidenciales, con el fin de imponerse sobre su rival demócrata, Hillary Clinton.

"Putin utilizará esto como pretexto para justificar la anexión de Crimea", ha augurado Martin S.Induk, exnegociador de paz y embajador estadounidense en Israel. "¿Con qué argumentos se podrá enfrentar a aquellos que hacen lo mismo, como Putin en Crimea?", se pregunta, por su parte, Barbara Plett Usher en la BBC.

Excelente momento en las relaciones entre Israel y Rusia

El anuncio de Trump se produce también en un momento en que las relaciones entre Israel y Rusia atraviesan un excelente momento, debido, entre otros factores, a la buena química personal que existe entre el presidente Vladímir Putin y el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu. En los últimos años, el mandatario israelí ha visitado Moscú con inusitada frecuencia  y ha reconocido haber debatido el tema de la soberanía israelí del Golán con el mandatario ruso, en quien cree haber encontrado "comprensión".

"El presidente Putin entiende la importancia que yo concedo a los Altos del Golán" para la seguridad de Israel, llegó a declarar en una ocasión el líder israelí. De todas formas, cualquier reconocimiento internacional israelí sobre el territorio requeriría del visto bueno de Moscú, tal y como ha venido recordando en los últimos meses el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov:  "El estatus de los Altos del Golán está fijado por las resoluciones del Consejo de Seguridad. "Cambiar este estatus ignorando al Consejo de Seguridad sería una violación directa de las resoluciones", insistió el mandatario en octubre pasado.

La reservada respuesta rusa ha contrastado con la indignación que ha provocado la noticia en Irán y Siria, países que son, sobre el papel, los principales apoyos de Moscú en la zona. "Las decisiones personales de Trump llevarán a una crisis a la región", ha advertido un portavoz del Ministerio de Exteriores iraní. El Golán es una "parte indivisible" del territorio sirio y recuperarla "por todos los medios posibles por el derecho internacional es aún una prioridad", ha destacado en Damasco un alto funcionario del Gobierno sirio, antes de caricaturizar a EEUU y caracterizarlo como un país lleno de "estupidez y arrogancia".

Desde Pekin, China ha adoptado un perfil bajo y ha abogado por el "respeto" a las resoluciones de la ONU. "Existen unas pautas muy claras marcadas por la ONU en las resoluciones 242 y 338", ha recordado el portavoz chino de Exteriores, Geng Shuang. En dichos textos legales se insta a Israel a retirarse de los territorios ocupados durante la guerra de 1967, entre ellos las colinas del Golán. El responsable chino también ha instado a ambas partes a resolver "las disputas territoriales mediante la negociación".    

Noticias relacionadas