Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

Tusk propone conceder la prórroga corta solo si Londres aprueba el pacto del 'brexit'

El presidente del Consejo Europeo dice que la duración está abierta y que el 30 de junio plantea problemas jurídicos y políticos

La Comisión Europea insiste en que más allá del 23 de mayo el Gobierno británico tendrá que celebrar elecciones europeas

Silvia Martinez

Una manifestante partidaria del brexit sostiene una pancarta ante el Parlamento británico, en Londres. 

Una manifestante partidaria del brexit sostiene una pancarta ante el Parlamento británico, en Londres.  / DYLAN MARTINEZ (REUTERS)

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, cree que es posible conceder la “prórroga corta” que pide Theresa May para evitar un divorcio caótico el próximo 29 de marzo pero siempre y cuando la Cámara de los Comunes se pronuncie positivamente la próxima semana a favor del acuerdo de retirada cerrado entre la UE y el Gobierno británico. La decisión final está en manos de los líderes de los 27, que son quienes deberán decidir por unanimidad si aceptan o no la prórroga y por cuánto tiempo.

“En línea con las consultas que he mantenido en los últimos días creo que una extensión corta será posible pero estará condicionada al voto positivo del acuerdo de salida en la Cámara de los Comunes”, ha explicado Tusk durante una breve declaración tras recibir la carta de May y hablar con la mandataria británica por teléfono. Según el polaco, lo que todavía está por definir es la duración de esa prórroga porque la fecha del 30 de junio plantea problemas “de naturaleza legal y política”.

Según la opinión de los juristas de la Comisión Europea, cualquier aplazamiento más allá del 23 de mayo, en que arrancan las elecciones al Parlamento Europeo, obligará al Gobierno británico a convocar elecciones en el Reino Unido. “Esta es la única forma de proteger el funcionamiento de las instituciones de la UE y su capacidad de tomar la decisión”, sostiene el Ejecutivo comunitario en una nota explicativa. Cualquier otra opción, prosigue el documento, supondrá riesgos “legales y políticos graves” para la UE y podría trasladar el caos político de Londres a los 27. 

Juncker y May, por teléfono

Así se lo ha explicado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a la propia Theresa May antes de que la líder de los tories remitiera a Tusk su carta informándole de la petición de prorrogar el artículo 50 hasta el 30 de junio. “El presidente ha avisado claramente a la primera ministra que de que no debía incluir una fecha de la prórroga posterior a la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo”, ha precisado Margaritis Schinas, portavoz de la CE,  sobre los comicios que tendrán lugar entre el 23 y 26 de mayo. May, sin embargo, ha hecho oídos sordos y ha anunciado la petición de prórroga de tres meses.

Frente a la opinión estricta de los servicios jurídicos de la Comisión, los del Consejo estiman que la fecha tope de la prórroga podría prolongarse hasta el 2 de julio, el día en que se constituye el nuevo Parlamento Europeo. “Son dos servicios jurídicos diciendo dos cosas no radicalmente distintas pero con acento distinto”, explica un alto diplomático. “En el Consejo piensan que hasta que no se constituye el Parlamento Europeo ninguna institución europea se ve afectada por un defecto de forma porque una cosa es que el Reino Unido incumpla su obligación de convocar elecciones en la fecha y otra que el Parlamento Europeo esté mal constituido. El Parlamento no se constituirá hasta el 2 de julio y si no hay eurodiputados de un no estado miembro no estará mal constituido”, añade la misma fuente.

Primer asunto de la cumbre

Esta es una de las cuestiones que tendrán que dirimir los líderes de la UE este jueves. Según la coreografía prevista, el brexit será el primer asunto de la agenda aunque todo apunta a que no habrá decisión final. “Si los líderes aprueban mis recomendaciones y hay un voto positivo en la Cámara de los Comunes podremos finalizar la extensión por procedimiento escrito”, ha explicado Tusk. “La reflexión requiere tiempo y debate y la prórroga no está dada, ni mucho menos. Lo único claro es que hay que tomar una decisión antes del 29 de marzo”, puntualiza un diplomático europeo.

¿Habrá otra cumbre la próxima semana para tomar la decisión final? Aunque el presidente de la Comisión Europea ha dado por hecho que será necesaria, de momento esta nueva cita no entra en los planes de Tusk. “Si hay un voto positivo podremos formalizar la decisión por procedimiento escrito” pero “si hay necesidad no duraré en invitar a los miembros del Consejo Europeo a otra reunión en Bruselas la próxima semana”, ha explicado. El polaco espera realmente que no sea necesario. “Aunque la fatiga del brexit es cada vez más visible y justificada, no podemos dejar de buscar, hasta el último momento, una solución positiva”, ha insistido.