28 mar 2020

Ir a contenido

El Parlamento británico frena la tercera votación de May sobre el 'brexit'

"Estamos ante una gran crisis constitucional", afirma el Abogado General del Estado

Begoña Arce

Theresa May, la semana pasada en los Comunes.

Theresa May, la semana pasada en los Comunes. / AFP/ JESSICA TAYLOR

El portavoz de la Cámara de los Comunes, John Bercow, desató este lunes por sorpresa lo que el abogado general, Robert Buckland, calificó como "una gran crisis constitucional”. Bercow decidió que el Gobierno no podrá presentar a votación el acuerdo del ‘brexit’ por tercera vez en la Cámara de los Comunes, a no ser que en el texto haya cambios sustanciales.

El portavoz, que es en la práctica el presidente de la Cámara, invocó, para documentar su polémica decisión, convenciones parlamentarias que se remontan a 1604, indicando que no se puede pedir a los diputados votar por el mismo asunto dos veces. Partidarios de la permanencia y euroescépticos del sector duro reaccionaron con entusiasmoCada campo cree que la medida les favoreceráLa decisión añade confusión e incertidumbre al ‘brexit’.

Crisis constitucional

"Lo que el Gobierno no puede hacer legítimamente es volver a someter a la Cámara la misma propuesta o sustancialmente la misma propuesta que presentó la semana pasada y fue rechazada por 149 votos", señaló Bercow en una inesperada declaración en el Parlamento que provocó un auténtico shock.  El Gobierno no había sido informado previamente del anuncio. Poco después, el secretario de Estado para el 'brexit’, Kwasi Kwarteng, confirmó que May escribirá al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, solicitando la ampliación del Artículo 50 del tratado de Lisboa, para retrasar la salida del Reino Unido, prevista en prinicipio el 29 de marzo.

"Estamos ante una gran crisis constitucional", declaró Buckland a la BBC. "Solo faltan horas para el 29 de marzo. Francamente nos podíamos haber ahorrado todo esto. Ahora tenemos que resolverlo y está claro que va a requerir mucho rápido y profundo estudio en las próximas horas".   El Abogado General sugirió que podría suspenderse temporalmente el Parlamento, durante un breve periodo, pero sin disolver las Cámaras. La suspensión requeriría la autorización de la reina como jefa de Estado y parece poco probable que se vaya a involucrar a la Corona en el ‘brexit’.

Las dos votaciones

El acuerdo alcanzado entre el Gobierno británico y los veintisiete socios de la Unión Europea en mayo, fue sometido por primera vez a votación el pasado15 de enero. La propuesta sufrió la mayor derrota parlamentaria que se recuerda y fue rechazada por 230 votos. May trató de modificar la salvaguarda sobre la frontera en Irlanda del Norte, principal causa del rechazo de rebeldes conservadores y diputados unionistas noirlandeses.

Sus intentos fracasaron, pero aún así, volvió a someter a votación el texto la pasada semana, con otra derrota espectacular. May no descartó entonces una tercera intentona este martes, o como muy tarde el miércoles. Durante todo el fin de semana la primera ministra había estado negociando con los dirigentes del Partido Unionista del Ulster y con los rebeldes euroescépticos. May necesitaba que 75 diputados cambiaran de opinión.

En Bruselas, los preparativos para aplazar la salida del Reino Unido de la Unión Europea ya han empezado. El plazo límite para pedir la prórroga no expira hasta el 29 de marzo –la fecha de salida del club- y hasta entonces podría prolongarse la incertidumbre, vista la última decisión de la Cámara de los Comunes. Los veintisiete líderes de la UE esperan que la primera ministra británica, aclare la situación este mismo jueves, durante el Consejo Europeo de primavera que se prolonga hasta el viernes.

Estupefacción en la UE

Los socios europeos  asisten atónicos al caos político en Londres. "Tengo un gran respeto por la forma en que el Parlamento británico siempre ha funcionado. Es un lugar donde se ha hecho historia y para nosotros siempre ha sido un ejemplo de retórica, elocuencia, educación humanista. Sinceramente, no veo que sea lo que está ocurriendo ahora. Como anglófila estoy un poco irritada", ha admitido la ministra de exteriores austríaca, Karin Kneissl. "Es un poco triste lo que está ocurriendo. Estamos en una situación en la que no quedan muchas opciones", ha recordado el luxemburgués Jean Asselborn.

A 10 días de la fecha de salida, son varios los gobiernos que han hecho hincapié en la necesidad de esquivar un ‘brexit’ duro y apuestan por una prórroga. La cuestión sigue siendo por cuánto tiempo y para qué. ¿Una extensión técnica de unos meses, tal y como plantea la Comisión, o una prórroga larga de entre un año y 21 meses, como ha sugerido Donald Tusk, de visita este lunes en Berlín y París para preparar la cita de esta semana con Angela Merkel y Emmanuel Macron?. "Lo ideal es que se produzca una prorroga técnica instrumental. De lo contrario me temo que se va a alargar más de la cuenta", augura el español Josep Borrell.

El gran problema de la prórroga –puede haber varias siempre que no sean indefinidas- siguen siendo las elecciones europeas de mayo. Si para entonces el Reino Unido sigue siendo miembro de la UE, seguirá teniendo derechos y obligaciones, incluida la de celebrar elecciones al Parlamento Europeo y elegir eurodiputados que representen a sus ciudadanos. De lo contrario la UE podría enfrentarse a un problema legal.

Los embajadores de la UE empezaron la semana pasada a preparar la decisión, que deberá garantizar que no habrá parálisis de las instituciones europeas, pero la decisión final será política y la tomarán los líderes de la UE.