Ir a contenido

MASACRE A MUSULMANES EN DOS MEZQUITAS

La sombra de Breivik en la matanza de Nueva Zelanda: así son sus vínculos con los asesinos de Christchurch

"Solo tuve un breve contacto con este caballero de la justicia, y recibí una bendición por mi misión", escribe

AFP

Breivik.hace el saludo nazi ante el tribunal de apelación, el pasado enero.

Breivik.hace el saludo nazi ante el tribunal de apelación, el pasado enero. / EFE / LISE AASERUD

Tanto los motivos como el 'modus operandi' de la matanza de Nueva Zelanda de este viernes parece tener el sello del ultraderechista noruego Anders Behring Breivik: una carnicería con decenas de víctimas, el foco puesto en el multiculturalismo, un "manifiesto" transmitido por redes sociales y, sobre todo, una ideología similar como base. La masacre de Christchurch, donde al menos 49 personas murieron en el ataque de dos mezquitas, se parece mucho a los ataques perpetrados por Breivik.

En un documento de 73 páginas publicado en Twitter antes del ataque, el tirador en Christchurch afirma que se inspiró en el asesino escandinavo a quien, utilizando su propia terminología, define como un 'Justice Knight' ('caballero de la Justicia'). "Solo tuve un breve contacto con el 'caballero de la Justicia' Breivik, y recibí una bendición por mi misión", escribe.

Hace ocho años, Breivik mató a 77 personas el 22 de julio de 2011, primero haciendo explotar una bomba cerca de la sede del gobierno en Oslo y luego abriendo fuego contra un mitin de la Juventud Laborista en la isla de Utøya. Como en el caso neozelandés, también quería golpear al multiculturalismo y también había publicado en internet un manifiesto, en este caso de 1.500 páginas. 

Ambos terroristas se atreven a compararse con Nelson Mandela, llegando incluso a decir que -como el sudafricano- esperan recibir algún día el Premio Nobel de la Paz. "Es la misma terminología", afirman los expertos.

Pese a ello, parece difícil que los responsables de la matanza de Nueva Zelanda entablaran contacto con Breivik. Con una sentencia de 21 años que puede extenderse indefinidamente, el ahora llamado Fjotolf Hansen está aislado de facto y su correspondencia con el exterior está muy vigilada. 

Más casos

En cualquier caso, la sombra de Breivik no es la primera vez que espera a los extremistas. El pasado 22 de julio de 2016 un joven psicológicamente frágil y obsesionado por Breivik mató a tiros a nueve personas en un centro comercial en Múnich, antes de suicidarse.

"También ha habido proyectos de bombardeos inspirados en Breivik y más o menos avanzados en Polonia, República Checa, Francia y Estados Unidos", dice Tore Bjørgo, Centro de Investigación sobre Extremismo. Según los expertos el problema es aún mayor: el efecto dominó se puede incrementar con cada ataque exitoso.