Ir a contenido

JUSTICIA EN BRASIL

Detenidos dos policías por el asesinato la activista brasileña Marielle Franco

El Periódico/Efe

Marielle Franco, activista por los derechos humanos y concejala de Río de Janeiro.

Marielle Franco, activista por los derechos humanos y concejala de Río de Janeiro. / Ellis Rue (AP)

Dos policías han sido detenidos en Río de Janeiro como sospechosos del crimen de la concejala y activista de derechos humanos Marielle Franco, asesinada hace un año junto con el conductor del vehículo en el que viajaba, Anderson Gomes.

El policía militarizado Ronnie Lessa es el principal sospechoso de ser el autor de los disparos que mataron a la concejala de Río de Janeiro, según fuentes de la policía brasileña. Marielle Franco era muy crítica con los abusos policiales y su asesinato causó una profunda indignación tanto en Brasil como en el resto del mundo.

El segundo detenidoElcio Vieira de Queiroz, de 46 años y quien había sido expulsado de la Policía Militarizada, está acusado de conducir el automóvil desde el que se realizó el crimen. De acuerdo con las autoridades, Lessa habría disparado contra la concejala desde el asiento de atrás de un automóvil que era conducido por Vieira de Quiroz.

Lucha por las minorías

Franco simbolizaba a las minorías brasileñas por su condición de mujer negra, lesbiana, procedente de una favela, militante del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y defensora de derechos humanos, fue asesinada a tiros dentro del vehículo en el que se dirigía a su residencia tras salir de un evento político el 14 de marzo de 2018.

Su asesinato provocó movilizaciones en Brasil, ya que la concejala se había destacado por su enérgica condena a los abusos policiales y en defensa de los colectivos más marginados, así como condenas en el exterior, especialmente de las organizaciones de activistas de los derechos humanos. "Es incontestable que Marielle Fanco fue sumariamente ejecutada debido a su actuación política por las causas que defendía", según la denuncia presentada por la Fiscalía para solicitar la detención de los acusados.

Durante el pasado carnaval de Río de Janeiro, algunas de las escuelas de samba recordaron durante los desfiles a Marielle Franco, cuyo asesinato estuvo impune durante casi un año.

Un crimen predemeditado

Agentes de la Policía Civil y de la Fiscalía regional de Río de Janeiro, responsables por la operación, también llevaron a cabo registros en las residencias de los acusados, así como en las de otras 34 personas sospechosas de haber participado en el crimen.

Lessa fue arrestado en una casa en el mismo condominio en que tiene su residencia el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en el exclusivo barrio de Barra de Tijuca, zona oeste de Río de Janeiro.

Los investigadores descubrieron que el crimen fue minuciosamente preparado durante tres meses y que Lessa hizo averiguaciones en internet de los lugares frecuentados por la concejala.

Igualmente establecieron que desde octubre de 2017 el acusado también investigaba detalles de la vida del diputado Marcelo Freixo, uno de los principales dirigentes del PSOL, así como del oficial del Ejército que entonces ejercía como interventor en la seguridad pública de Río de Janeiro, general Walter Braga Neto.

El Ministerio Público, que preventivamente solicitó a la Justicia la suspensión del pago de la pensión del Lessa y de su licencia para portar armas, presentó igualmente peticiones para que los acusados, en caso de ser hallados culpables, sean obligados a pagar indemnizaciones a los familiares de las víctimas.