Ir a contenido

EL FUTURO DE LA UE

Cambios que no cambian el acuerdo de 'brexit'

El pacto cerrado in extremis entre Bruselas y Londres es legalmente vinculante pero no altera ni modifica el contenido del Tratado de retirada del Reino Unido

Silvia Martinez

Banderas de la UE y el Reino Unido.

Banderas de la UE y el Reino Unido. / EDDIE KEOGH (REUTERS)

El acuerdo de divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea –de 585 páginas, 185 artículos y 3 protocolos- lleva 105 días cerrado. Desde entonces, y pese a la marejada política en Londres, no se ha cambiado ni una coma. Ni se ha reabierto el texto ni se ha renegociado ni mucho menos se ha retocado el polémico mecanismo de salvaguarda incluido para evitar el regreso de una frontera dura a Irlanda. Las negociaciones in extremis de los últimos días han permitido, sin embargo, a Theresa May obtener nuevas garantías por escrito que complementan los compromisos y refuerzan la idea de que su país no quedará atrapado en la unión aduanera con la UE de forma indefinida y permanente. 

El primero de ellos es un “instrumento interpretativo conjunto”, legalmente vinculante, que refuerza el compromiso que pusieron por escrito los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusken la carta remitida a Theresa May el pasado 14 de enero, antes de que la Cámara de los Comunes tumbara por amplísima mayoría el acuerdo de divorcio. En aquella misiva los dirigentes europeos ya ofrecieron más aclaraciones sobre la salvaguarda irlandesa y reafirmaron su compromiso a negociar un acuerdo comercial antes del 31 de diciembre de 2020 –fecha en la que expira el período transitorio- que hiciera innecesario activar esa red de seguridad.

Instrumento interpretativo conjunto

Este nuevo instrumento, que recuerda que el protocolo irlandés será revisado regularmente, no modifica la salvaguarda prevista en el acuerdo de divorcio. Tampoco May ha conseguido plasmar lo que pedían sus diputados: limitar temporalmente la salvaguarda y dotarse de capacidad para desactivarla de forma unilateral. Pero sí refuerza por escrito la voluntad de actuar “de buena fe”, el camino a seguir en caso de que estalle un conflicto entre ambas partes y cómo utilizar el mecanismo de arbitraje ya previsto en el acuerdo de retirada. 

Por ejemplo, si Londres considera que la UE actúa de mala fe y quiere “atraparle” en la unión aduanera, el Gobierno británico podría recurrir al arbitraje que, en última instancia, podría permitir a la parte perjudicada decidir de forma “unilateral y proporcionada” dejar de cumplir sus obligaciones hasta que hubiera decisión del panel de arbitraje que son de obligado cumplimiento. Una idea que, en realidad, no es nueva y que ya está recogida en el artículo 178 del acuerdo de retirada. 

Dos declaraciones más

El segundo documento arrancado por Theresa May es una declaración anexa a la declaración política sobre la futura relación en la que reiteran también que la Unión no quiere aplicar la salvaguarda para Irlanda y en la que subrayan la intención de empezar a negociar ese futuro acuerdo comercial tan pronto como se ratifique el acuerdo de divorcio. Además, el Gobierno británico ha publicado una declaración unilateral como parte del paquete, en la que se reservan el derecho adoptar medidas de salvaguarda, y al que Bruselas no ha puesto objeciones aunque Londres podría llegar a utilizarlo como argumento en caso de conflicto. 

Para la Comisión Europea esta es la última oferta. No habrá más negociaciones, ni más ofertas, ni más reinterpretaciones, ni más garantías. Es este acuerdo o ninguno pero si Reino Unido sigue siendo parte de la UE el próximo 26 de mayo, fecha de las elecciones al Parlamento Europeo, tendrá que celebrar como el resto de los 27 Estados miembros elecciones y elegir diputados europeos. A la espera de la evolución de los acontecimientos en Londres, el presidente de la UE, Donald Tusk, ya ha previsto una nueva discusión sobre el brexit en la próxima cumbre del 21 y 22 de marzo en Bruselas. Será la última oportunidad para los líderes europeos de abordar un brexit que si no hay petición de prórroga será efectivo el 29 de marzo.