Ir a contenido

PERFIL

Arron Banks: El hombre que compró el 'brexit'

El multimillonario británico contribuyó a la victoria del referéndum y es el fundador de "Blue Wave", una movimiento ultra con el que pretende reformar desde dentro el Partido Conservador del Reino Unido

Begoña Arce

Arron Banks.

Arron Banks. / AP / JONATHAN BRADY

“’Brexit’ era una guerra. La ganamos. No hay marcha atrás”.  Arron Banks  se considera un insurgente contra el 'establishment'. El multimillonario británico de 53 años, imitador y admirador del estilo de Donald Trump, busca la controversia y disfruta en la confrontación con periodistas y diputados. “Es de esa gente que dice cosas provocadoras y luego se sienta y mira como todo el mundo discute”, señala el académico Rob Ford, coautor de 'Revolt on the Right' (“Revuelta en la Derecha”). A los parlamentarios que integran el Comité de Cultura, Medios y Deportes les dejó con la palabra en la boca cuando le estaban interrogando y se marchó porque se le hacía tarde para comer. El desprecio y el reto son sus armas contra cualquier que le pida explicaciones. Siendo adolescente fue expulsado de varios internados privados por su mal comportamiento. En una de las escuelas llegó a robar parte del tejado para venderlo.

Empresario en el sector de los seguros, el origen de la fortuna de Banks es difícil de precisar, pero la mayor parte se halla en los paraísos fiscales de Gibraltar, la Isla de Man, las Islas Vírgenes y Belice. Casado en segundas nupcias con la rusa Ekaterina Paderina, es padre de cinco hijos.

Ola Azul

El llamado “hombre que compró el ‘brexit’”, era hasta hace seis años un total desconocido para los británicos. Su nombre surgió de pronto en el 2014 cuando, tras dejar resentido el Partido Conservador, anunció que donaba un millón de libras (1,16 millones de euros) al UKIP de Nigel Farage, su asociado político desde entonces y amigo de juergas alcohólicas. “Es enormemente divertido estar con él”, ha declarado Farage.

La estrategia de Banks no termina con la manipulación del referéndum del ‘brexit’. Sus planes van más allá, con un proyecto inspirado en el Tea Party de los Republicanos en Estados Unidos. Banks y sus aliados están tratando de infiltrar el Partido Conservador, que posee 124.000 miembros, con un nuevo movimiento, al que ha bautizado como “Blue Wave” (“Ola Azul”). Hace unos meses hizo un llamamiento a los 90.000 miembros y 1.4 millones de seguidores de Leve.EU en las redes sociales para que pidan el ingreso en la formación y la reformen desde dentro.  “Blue Wave” sería una versión de la derecha radical de Momentum, en la extrema izquierda del laborismo, que reclutó cientos de miles de nuevos miembros para mantener al líder laborista, Jeremy Corbyn.

Reingreso fallido

“Queremos ver de nuevo al Partido Conservador como el partido de la ley y el orden”, proclama  Banks.  El pasado mes de septiembre ya aseguraba haber introducido de esa forma a 8.000 de sus seguidores entre la militancia de base de los 'Tories'. Ellos son los que designan a los candidatos en las elecciones generales en cada circunscripción. Son los que toman parte en la elección de líder y deciden entre los dos candidatos preseleccionados por los diputados. Banks sin embargo no ha logrado ser uno de esos infiltrados. La dirección de los conservadores rechazó su solicitud de ingreso, con el argumento de que había sido un benefactor del UKIP.