19 feb 2020

Ir a contenido

GUERRA EN EL PAÍS ÁRABE

Continúa el éxodo de miles de civiles de los territorios que aún controla el Estado Islámico en Siria

La mayoría son mujeres y niños de yihadistas rendidos ante las fuerzas rebeldes

La situación en los campos de desplazados es crítica por el clima frío y la escasez de espacio

El Periódico

Niños sentados en un camión de evacuación en la localidad siria de Baghouz el pasado 7 de marzo. 

Niños sentados en un camión de evacuación en la localidad siria de Baghouz el pasado 7 de marzo.  / Rodi Said (Reuters)

Miles de civiles sirios abandonan el último enclave de Estado Islámico (EI) en Siria, en la localidad de Baghouz, la mayoría de ellos mujeres y niños de los yihadistas. Las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés) respaldadas por la coalición liderada por Estados Unidos, detuvieron las operaciones militares contra EI en el este de Siria para permitir la evacuación de civiles.   

Durante las últimas semanas, las esposas e hijos de los militantes del Estado Islámico han estado saliendo del enclave asediado en Baghouz, en la frontera con Irak. Las evacuaciones han obligado a las fuerzas rebeldes a retrasar el asalto al último vestigio territorial de los yihadistas. 

Fuentes de las Fuerzas Democráticas Sirias han mostrado su intención de evacuar a todos los civiles antes de atacar a los restos del EI. También aseguran que cientos de combatientes yihadistas se han rendido, pero el ejército rebelde cree que los combatientes extranjeros más endurecidos aún se encuentran dentro

Un bebé sentado en un cochecito a las afueras de la localidad siria de Baghouz el pasado 7 de marzo. / RODI SAID (REUTERS)

Miles de desplazados 

Las Fuerzas Democráticas Sirias evaluan a los civiles de Baghouz y envían a la mayoría de ellos hacia el norte al campo de Al-Hol, donde se concentran sirios e iraquís desarraigados tras años de guerraCuatro camiones repletos de civiles evacuados han abandonado Baghouz en la jornada del sábado. "Nadie podría haber adivinado que una cantidad tan grande de mujeres y niños todavía vivían en Baghouz", ha dicho Misty Buswell, la portavoz del Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés).

Según fuentes de la ONU, más de 62.000 personas desplazadas por los combates en los últimos enclaves de EI han abarrotado el campo de Al-Hol. Sólo entre el 5 y el 7 de marzo llegaron alrededor de 5.200 desplazados, aunque se esperan miles más. 

Situación crítica

La situación en el campo de desplazados es preocupante. Las lluvias y el frío clima agravan la situación de escasez de tiendas y suministros. Las duras condiciones físicas en las que los civiles han emergido han provocado la muerte de decenas de niños de camino al campamento. El IRC alerta que Al-Hol se encuentra en "punto de quiebre". 

Los desplazados a Al-Hol tienen una "salud extremadamente mala" con diarrea, malnutrición y enfermedades en la piel. Además, muchas de las mujeres que llegan al campamento están en un momento avanzado del embarazo o han dado a luz recientemente. 

El campo de desplazados Al-Hol en la región siria de Hasaka. / ISSAM ABDALLAH (Reuters)

El último suspiro yihadista

Pese a las grandes derrotas del EI en el 2017, los yihadistas siguen siendo una amenaza. Muchos de ellos se esconden en Irak, donde se vive una oleada de asesinatos y secuestros. En Siria, los combatientes restantes se mantienen en áreas remotas del desierto y han llevado a cabo bombardeos en zonas controladas por las fuerzas rebeldes.

"Los cruzados en suelo sirio sabrán que están siendo vigilados y no estarán seguros mientras nuestra sangre lata", ha afirmado un comunicaco publicado por la agencia de noticias Amaq, afiliada al EI. Los yihadistas reivindicaron un ataque suicida con coche bomba cerca de la ciudad siria de Manjib, controlada por las fuerzas rebeldes.