29 mar 2020

Ir a contenido

REVUELTA SOCIAL

Tercer viernes consecutivo de protestas en Argelia contra Buteflika

El presidente, ingresado en un hospital de Suiza, se encuentra "muy grave"

El Periódico

Protesta contra el presidente Buteflika en Argel.

Protesta contra el presidente Buteflika en Argel. / ZOHRA BENSEMRA (REUTERS)

Miles de personas han salido a las calles de Argeliapor tercer vienes consecutivo, para protestar contra la decisión de optar a un quinto mandato del presidente, Abdelaziz Bouteflika, que desde hace dos semanas se encuentra ingresado en un hospital de Suiza. El último parte médico que ha trascendido da cuenta de que su estado es "muy grave".

Como en los viernes precedentes, riadas de personas, en su mayoría jóvenes estudiantes, salieron desde distintos puntos de la capital para converger en los tres centros principales de protesta, el palacio presidencial de Mouradia, la céntrica plaza del Primero de Mayo y la plaza de la Grand Post, epicentro de Argel.

En todos estos puntos se toparon con un amplio dispositivo policial, formado por antidisturbios, blindados y helicópteros que vigilaban las marchas e impidieron que se acercaran a los edificios emblemáticos del poder, especialmente protegidos.

Las protestas contra la decisión de Bouteflika de presentarse a la reelección por quinta vez consecutiva arrancaron el viernes 22 de febrero en Argel con la mayor marcha que se recuerda en la capital en la última década, convocada a través de la redes sociales.

El martes siguiente, miles de estudiantes universitarios y de secundaria de todo el país salieron igualmente para exigir la retirada de la candidatura del anciano y enfermo mandatario, elegido hace ya dos décadas.

Y el jueves, una veintena de periodistas fueron detenidos por la Policía -y liberados horas después- cuando protestaban en el centro de la capital contra "la represión del régimen a la libertad de prensa".

El viernes pasado, las protestas se multiplicaron y no solo desbordaron el centro de la capital, también otras ciudades del país como Orán, Bejaia, Annaba, Constantine o la remota Arar, el desierto sur del país. Protestas que también se han repetido este viernes con gran intensidad.

Accidente cardiovascular

En la presidencia desde 1999, el mandatario, de 81 años, sufrió en 2013 un agudo "accidente cardiovascular" que ya le impidió hacer campaña para las presidenciales del año siguiente.

Desde entonces no habla en público, se mueve en una silla de ruedas empujada por su hermano Said y sus apariciones públicas son inusuales, reducidas a las imágenes grabadas por la cadena estatal con motivo del consejo de ministro o de visitas de altos dignatarios extranjeros.

Hace un lustro que no viaja al extranjero y en los dos últimos años ha cancelado en el último momento por "recaídas de salud" reuniones ya confirmadas con altos responsables como la cancillera alemana, Angela Merkel, o el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamad bin Salmán.

A las protestas se han unido la organización de intelectuales "Mutawana" (ciudadanía) y el Movimiento Social por la Paz (MSP), principal grupo islamista autorizado en Argelia, que considera el quinto mandato lesivo para el país.

Bouteflika fue trasladado el pasado 24 de febrero a Suiza para someterse a lo que el régimen califica de "exámenes médicos de rutina" y desde entonces no ha regresado al país, lo que ha multiplicado los rumores sobre el grado de gravedad de su enfermedad

Temas Argelia