Ir a contenido

RENOVACIÓN EN ITALIA

El Partido Demócrata vira a la izquierda con la elección de Zinganetti

El político de 53 años se impone en las primarias del partido para hacer frente a la debacle de la era Renzi

ROSSEND DOMÈNECH

Nicola Zingaretti, nuevo líder del Partido Democrático de Italia.

Nicola Zingaretti, nuevo líder del Partido Democrático de Italia. / ANGELO CARCONI (AP)

"Unidad y cambio". Con estas dos palabras, Nicola Zingaretti, de 53 años, saludó la victoria obtenida el domingo en las eleciones primarias del progresista Partido Demócrata (PD), lo que le convertirá en el próximo secretario general de la formación. Le dieron su apoyo más de un millón (70%) de los casi dos millones de votantes que hicieron cola hasta primeras hora de la noche.  Los otros dos candidatos eran Maurizio Martina, que consiguió el 19% de los votos, y Roberto Giacchetti, el 12%.

Con su elección, la militancia impulsa un giro a la izquierda de una fuerza que viene de la era del exprimer ministro Matteo Renzi, a quien se le reprocha a menudo la pérdida de las elecciones y las divisiones internas por sus políticas de corte liberal. El PD, que con Renzi llegó a ser el partido más votado del continente con un histórico 40,8 % en las elecciones europeas de 2014, emprendió después una bajada a los infiernos que le ha relegado al 17 % de las generales de hace un año.

Ruth Ferrero-Turrión

Profesora de Ciencia Política en la UCM e investigadora sénior en el Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI)

 Tras un año en el limbo, a causa de victoria de las fuerzas que después formaron el actual Gobierno populista de Liga y los antisitema del Movimimiento Cinco Estrellas (M5S), "el PD ha vuelto, ha renacido", según Zingaretti. Romani Prodi y Walter Veltroni, fundadores de El Olivo, el centroizquierda que derrotó a Silvio Berlusconi, han aplaudido el resultado de las primarias.

La elección de Zingaretti, hermano del actor Luca, popular detective de la serie El comisario Montalbano –inspirado en las novelas policíacas de Manuel Vázquez Montalbán-  ha devuelto por ahora al partido aquella unidad que se perdió con la elección de Matteo Renzi,  el "hombre fuerte", que una parte de los electores adora y otra rechaza.  Renzi dio también su aplauso a la elección de Zingaretti. "El triunfo de Nicola Zingaretti es bello y claro. Ahora basta de fuego amigo. Los adversarios están en el Gobierno, no en casa", tuiteó.

"El nuevo PD deberá ser construido con unidad y cambio, lo que significa no mirar a las personas desde lo alto, sino de cerca, en su vida concreta", dijo Zingaretti, actual presidente de la región Lazio (Roma). "Yo no seré nunca un capo, sino líder de una comunidad", añadió, subrayando que los "desilusionados (del PD) están volviendo".

Fuga de votos

En las generales del 2018, frente al estilo de Renzi y a las batallas internas de la izquierda (una parte se fue, fundando otro partido), aproximadamente un millón y medio de electores progresistas votó por los indignados  del Movimiento 5 Estrellas, fundado por el cómico Beppe Grillo.

El PD de Zingaretti no será solo de izquierdas, sino y quizá mayoritariamente de centroizquierda. El pasado sábado 200.000 personas  se manifestaron por las calles de Milán contra el racismo y la deriva populista del Gobierno actual. La manifestación se desarrolló con la participación de la burguesía y de las clases trabajadoras, inspirados por Giuseppe Sala, alcalde la ciudad.

Sala está aplicando en la capital de la región Lombardía un modelo político integrado, que no comprende solo a los partidos de la izquierda. Por otra parte, solo este febrero pasado, tras un año de silencio casi total, los tres principales sindicatos del país (CGIL, CISL, UIL) habían salido también de su limbo para protestar en Roma contra las políticas económicas del Gobierno populista.

Zingaretti ha manifestado ser consciente de que en el país existe "una derecha fuerte y enrraizada, que ha conquistado el poder y no lo cederá de una manera fácil".

El nuevo secretario dle PD será proclamado el próximo 17 durante la asamblea del partido y a partir del siete de abril, cuando haya que empezar a confeccionar las listas para las europeas de mayo, se podrá constatar la magnitud de la victoria de Zingaretti.

El nuevo elegido es partidario de separar el cargo de secretario del partido del de candidato a la presidencia del gobierno, cargo para el que parece destinado Paolo Gentiloni, que gobernó hasta el pasado marzo, cuando ganó la derecha. 

El PD afronta ahora un 2019 cargado de citas con las urnas, desde elecciones regionales hasta las del Parlamento Europeo, para las que los sondeos sitúan a la Liga de Matteo Salvini como primer partido, ya hegemónico en la derecha.

El futuro secretario general, al igual que sus contendientes, ha asegurado que no pactará en el futuro con los conservadores, como hizo Renzi, ni tampoco con el 5 Estrellas, que ha recibido a muchos de los electores del éxodo del PD tras los años de Renzi.

El partido quiere recuperar la iniciativa y llevar a cabo una oposición por los derechos civiles y contra el Gobierno, en concreto de la Liga de Salvini y sus políticas en materia de inmigración o de seguridad, entre otros.