Ir a contenido

PROCESO JUDICIAL

La heredera de Huawei demanda a Canadá por su detención

Meng Wangzhou alega "graves violaciones" de sus derechos civiles

Adrián Foncillas

La vicepresidenta de Huawei, Meng Wanzhou.

La vicepresidenta de Huawei, Meng Wanzhou. / DARRYL DICK (AP)

Contra el Gobierno, contra la policía montada y contra la agencia de aduanas. Meng Wangzhou, la heredera de Huawei, ha demandado a Canadá por “graves violaciones” de sus derechos civiles durante su detención. El contraataque confirma que el proceso de extradición será proceloso y que sus experimentados abogados explorarán todas las vías para entorpecerlo.

La denuncia, presentada frente a la Corte Suprema de Colombia Británica, alude a la detención de Meng practicada el pasado 1 de diciembre en el aeropuerto de Vancuver cuando iba a embarcar hacia México. Los abogados aseguran que la vicepresidenta ejecutiva fue detenida e interrogada “bajo la apariencia de un procedimiento rutinario” para extraerle información. Aclara el escrito que el personal aduanero requisó sus aparatos electrónicos, obtuvo sus contraseñas y de forma ilegal consultó su contenido.

A Meng no se la informó hasta tres horas después de las graves acusaciones que pesaban sobre ella para conseguir su colaboración voluntaria, señala el escrito. “Los funcionarios, de forma intencionada, no la advirtieron de las verdaderas razones de su detención, de su derecho a la defensa ni de su derecho a mantener silencio”, relata.

“Este caso constituye un deliberado y premeditado esfuerzo por parte de los funcionarios acusados de obtener evidencias e información de la demandante en unas formas que sabían que constituían serias violaciones de sus derechos”, continúa la denuncia. Su detención, resume, fue “ilegal y arbitraria”. Ni Ottawa, ni la Agencia de Servicios Aduaneros de Canadá, ni la Real Policía Montada de Canadá han respondido hasta el momento a las acusaciones sobre una grosera detención más propia de China que de la admirable democracia norteamericana.  

Decisión sobre la extradición

La denuncia ha sido interpuesta un día después de que Canadá diera luz verde al proceso que decidirá si Meng es finalmente extraditada a Estados Unidos. La heredera del gigante tecnológico acudirá frente al tribunal el 6 de marzo para ser informada del inicio de la fase oral. El juez le impuso extremas medidas de vigilancia y una fianza de 7,5 millones de dólares. Meng no puede abandonar la capital, donde reside y posee mansiones en las que cumplirá el arresto domiciliario hasta el final del proceso. Los expertos calculan que el desenlace podría demorarse durante años.

Meng ha sido acusada por Estados Unidos de casi dos docenas de cargos de fraude y conspiración. Asegura Washington que habría engañado a bancos a través de complejas redes de filiales para violar el embargo estadounidense.  

Meng es hija del mítico Ren Zhengfei, quien creó en 1987 con el equivalente de 2.500 euros la multinacional que hoy se expande en los cinco continentes. En 2013 formaba parte del consejo de la compañía Skycom cuando intentó vender computadoras Hewlett Packard a la principal empresa telefónica de Irán. Skycom tiene vínculos con Huawei, según informaciones periodísticas.

La detención de una de sus más rutilantes empresarias ha descompuesto sin remedio a China. El proceso ha sido calificado por Pekín y su prensa como un “abuso del tratado de extradición bilateral” entre Canadá y Estados Unidos y son habituales las referencias a las motivaciones políticas y económicas. Es más que probable que Meng sea un motivo de presión en la próxima ronda de negociaciones sino-estadounidenses para resolver la guerra comercial. 

Donald Trump, presidente estadounidense, ya desveló en febrero que intervendría en el proceso si así beneficiaba a la seguridad nacional o servía para conseguir concesiones comerciales de China. Meng es, según Pekín, una víctima colateral de la fragorosa comercial que libran las dos grandes potencias mundiales.

Temas: Canadá Huawei