21 feb 2020

Ir a contenido

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El fotógrafo egipcio Shawkan, liberado tras cumplir cinco años de cárcel

El reportero gráfico fue arrestado en el 2013 mientras trabajaba durante el desalojo de una plaza cairota en el que las fuerzas de seguridad mataron a cientos de partidarios del presidente islamista derrocado Mohamad Mursi

La justicia de Egipto lo acusó de asesinato, intento de homicidio, posesión de armas y pertenencia a los Hermanos Musulmanes, grupo declarado terrorista por el régimen del presidente Abdelfatá al Sisi

Ana Alba

El fotoperiodista egipcio, Shawkan, liberado tras pasar 5 años en la cárcel

El fotoperiodista egipcio, Shawkan, liberado tras pasar 5 años en la cárcel / EPA

Las autoridades egipcias han puesto en libertad este lunes al fotoperiodista egipcio Mahmud Abdelshakur abu Zeid, conocido por su alias, 'Shawkan', tras haber cumplido una condena de cinco años de cárcel en la causa por la matanza de la plaza de Rabaa al Adawiya, en agosto de 2013, según confirmó su abogado, Taher Abu al Naser, a diversos medios de comunicación.

Shawkan ha sido liberado a las 6 de la mañana, hora local, (las 04.00 GMT) en la comisaría de policía de Al Haram, en Giza, en El Cairo, donde residen él y su familia.

Hacía casi dos semanas que el fotógrafo se encontraba en la comisaría para firmar su libertad, pero "estaba esperando el permiso de la Seguridad Nacional", indicó el abogado, que desconoce más detalles sobre el retraso del procedimiento.

A la salida de la comisaría, le esperaban su padre y su hermano emocionados. A los pocos minutos de reencontrarse con ellos, la fotografía de los tres, con una amplia sonrisa, circulaba por las redes sociales. En la cuenta de Twitter de la campaña que se organizó para pedir su liberación, la imagen iba acompañada del mensaje: "Shawkan es libre".

Premiado por la UNESCO

El fotógrafo fue arrestado el 14 de agosto del 2013 en la plaza de Rabaa al Adawiya, en El Cairo, mientras las fuerzas de seguridad egipcias asesinaban a decenas de personas en el desalojo a sangre y fuego del lugar. Allí se concentraban partidarios del presidente egipcio islamista Mohamed Mursi, derrocado en julio del 2013 por un golpe de Estado liderado por el actual jefe de Estado egipcio, Abdelfatá al Sisi. Entre 600 y 800 personas, según la fuente, murieron en el desalojo.

El trabajo de Shawkan, fotógrafo independiente a quien la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) concedió el premio a la libertad de prensa, se publicó en "Time", "The Sun", "Die Zeit", "Bild" y la web de la BBC.

El fotoperiodista se encontraba realizando su trabajando en la plaza Rabaa, pero lo arrestaron junto a dos reporteros extranjeros que fueron liberados posteriormente. A Shawkan lo encerraron en la cárcel de Tora, donde ha pasado cinco años confinado en prisión preventiva, a pesar de que la ley egipcia establece un máximo de dos años en esta condición. Cuando fue sentenciado, el pasado septiembre, ya casi había cumplido la condena, pero no lo liberaron y le impusieron seis meses más en prisión por no pagar una multa por "destruir propiedades públicas y privadas".

Dirigentes islamistas en la misma causa

En marzo de 2016, las autoridades acusaron a este reportero gráfico, que ahora tiene 31 años, de asesinato, intento de homicidio, reunión ilegal, posesión de armas y pertenencia a los Hermanos Musulmanes, grupo declarado terrorista por las autoridades egipcias en 2013. Dirigentes islamistas y participantes en las protestas de la plaza fueron acusados en la misma macrocausa.

La campaña lanzada por varias oenegés internacionales como Amnistía Internacional (AI) para que liberaran al fotógrafo sirvió para difundir su caso y concienciar a la opinión pública, pero no logró que la justicia egipcia lo dejara en libertad antes.

Su estancia en la cárcel ha sido un calvario para este joven fotógrafo, cuyo gesto simulando disparar una cámara con una sonrisa, detrás de la reja donde situaban a los acusados en las sesiones del juicio, se hizo famoso.

Los médicos le diagnosticaron hepatitis C, malnutrición, anemia y depresión en el tiempo que estuvo encarcelado, y su familia aseguró que no les permitieron darle la medicación necesaria.

Shawkan estará cinco años bajo vigilancia y tendrá que presentarse en la comisaría periódicamente, entre 6 de la tarde y 6 de la mañana, según indicó su abogado.