Ir a contenido

CONTROVERSIA EN ALEMANIA

Críticas a la heredera de Merkel por burlarse de los transgénero

Kramp-Karrenbauer, polémica por asociar el matrimonio gay con el incesto, celebró el carnaval haciendo chistes sobre los lavabos para personas del tercer sexo

Carles Planas Bou

Annegret Kramp-Karrenbauer, líder del CDU.

Annegret Kramp-Karrenbauer, líder del CDU. / KAI PFAFFENBACH (REUTERS)

Cuando el pasado diciembre Annegret Kramp-Karrenbauer se impuso a sus rivales como nueva presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) parecía claro que era la opción más moderada sobre la mesa. Sin embargo, sigue siendo una conservadora de la vieja escuela. Esta semana la heredera de Angela Merkel ha sido foco de las críticas por burlarse abiertamente de las personas transgénero.

En un acto de carnaval celebrado en la localidad sureña de Stockach, AKK -como se la conoce por sus siglas- se mofó de los lavabos para personas andróginas que ha instalado el Gobierno izquierdista de Berlín, eso es para aquellas personas que se identifican con un género que no corresponde con su sexo biológico o con ninguno de los dos. "Es para los hombres que no saben si mear de pie o sentados”, espetó, frente a los aplausos y el júbilo de los asistentes.

El carnaval es una de los acontecimientos más esperados en la Alemania católica. Cada año, miles de personas se reúnen en las calles de grandes ciudades como Colonia para disfrazarse y burlarse de la clase política con pintorescas carrozas similares a las fallas valencianas. Desde 2009, Kramp-Karrenbauer hace lo propio y se convierte en Gretel, una señora de la limpieza del Sarre, su Estado natal, que hace monólogos satíricos sobre la clase política.

Derecho constitucional

Las palabras de la nueva líder conservadora han indignado a los colectivos LGTB de Alemania, pero también a gran parte de la clase política. Socialdemócratas (SPD), Verdes, Izquierda y liberales (FDP) han asegurado que recurrir a los problemas que enfrentan las minorías para hacer humor es “insanamente embarazoso”. Por otro lado, miembros de la CDU han defendido a AKK frente a lo que consideran una “cultura de indignación” mientras que la vicepresidenta parlamentaria del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) Beatrix von Storch ha asegurado que las críticas son "estúpidas".

Más allá de los chistes de Kramp-Karrenbauer, el tercer sexo es reconocido desde 2017 por la justicia alemana. Fue entonces cuando el Tribunal Constitucional exigió permitir su inscripción en el registro de nacimiento al considerar que la obligación de asignar a una persona al sexo masculino o femenino violaba el derecho a la personalidad. En agosto el Gobierno recogió ese testigo y aprobó la medida, dando respuesta a las peticiones de una minoría sexual no normativa que hasta ahora no contaba con reconocimiento. Desde enero los padres pueden inscribir a sus hijos como “diversos”.

Matrimonio gay e incesto

Católica practicante y férrea conservadora en el plano social, AKK tiene un largo historial de controversias por sus opiniones sobre la comunidad LGTB. Como Merkel, la nueva presidenta de la CDU se opone al matrimonio homosexual, algo que, considera, solo debería ser entre un hombre y una mujer.

Sin embargo, y a diferencia de la canciller, Kramp-Karrenbauer no ha sido especialmente diplomática. “Si abrimos esta definición a la relación entre dos personas adultas no se pueden descartar otras exigencias como el matrimonio entre parientes cercanos o entre más de dos personas”, señaló en 2015. Ese tipo de opiniones vinculando la homosexualidad con el incesto le valieron ser nombrada ‘Miss homofobia 2018’, una distinción que entrega la oenegé en defensa de los derechos LGTB Enough is Enough.