Ir a contenido

MAGREB

Las protestas se recrudecen en Argelia tras oficializarse la candidatura de Buteflika

Ni su promesa de convocar elecciones para elegir a su sucesor calma los ánimos de los manifestantes

Miles de personas toman las calles y denuncian la incapacidad del dirigente, gravemente enfermo

Beatriz Mesa

Manifestantes en Argel vuelven a decir ’no’ a Bouteflika. En la foto, estudiantes de medicina durante las protestas. / MOHAMED MESSARA (EFE / VÍDEO: EFE)

Malos presagios para el futuro de Argelia después de que un representante del presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, depositara el nombre de su candidatura para las próximas elecciones presidenciales que de permanecer en vida, saldría ganador en los comicios, tal como ha ocurrido en las últimas cuatro legislaturas. Bouteflika se encuentra muy grave de salud y, pese a ello, el poder militar ha decidido mantenerlo como candidato porque representa la estabilidad de la distribución de los beneficios de los hidrocarburos, el mal endémico de Argelia.  Las protestas populares pidiendo la restitución de Bouteflika que se suceden desde hace más de una semana se han tornado más intensas este domingo tras el anuncio. Ni siquiera su promesa de "organizar unas segundas elecciones presidenciales" para elegir a su sucesor han calmado los ánimos de la gente.

"Si el pueblo argelino me renueva su confianza, asumiré la responsabilidad histórica de hacer realidad su exigencia fundamental, es decir, el cambio del sistema", subrayó Buteflika en una carta. Un cambio que según el escrito comenzaría con la celebración de una "Conferencia Nacional Independiente" que allanaría el camino y serviría para convocar unas nuevas elecciones presidenciales en una fecha que no determinó. "Me comprometo a no presentarme a esos comicios, que servirán para mi sucesión en condiciones claras de serenidad, libertad y transparencia", agregaba la misiva.

Miles de personas han salido a la calle en todo el país con todo tipo de eslóganes caricaturizando la figura de una momia, como se conoce vulgarmente al presidente argelino. Las masas han criticado la gestión del Estado, y amenazado con tomar el espacio público hasta que su voz se escuche. 

Sin embargo, el pueblo argelino, una vez más, no solo no ha sido atendido sino que el pulso del Ejército se mantiene firme preservando la candidatura de un político hospitalizado en Suiza, con 82 años, sin apenas capacidad de movimiento. El diario digital Actufil explicó que el expediente presentado por el ministro argelino de Transporte y nuevo jefe de campaña del mandatario, Adelghani Zaalane, invocó el artículo 139 de la ley electoral para justificar que el mandatario no se haya presentado en persona.

Vergüenza

Tras oficializarse la candidatura de Bouteflika, otros seis aspirantes hicieron lo propio, el exministro de Turismo y presidente del movimiento islamista Al Binaa, Abdelkader Bengrina; el antiguo miembro del gobernante Frente de Liberación Nacional, Abdelaziz Belaid; Ali Zeghdoud, presidente del pequeño partido Concentración Argelina (RA), y el exgeneral mayor Ali Ghediri. 

Al mismo tiempo que los líderes políticos se postulaban para los comicios, la tensión crecía en la calle ocupada por miles de estudiantes que reclamaban a gritos: "¡Argelia libre y democrática!", "¡No al quinto mandato! o también "¡Buteflika, vete!, recordando los tiempos de la Primavera Árabe cuando los exdictadores Ben Alí, en Túnez, Muammar el Gadafi, en Libia, y el egipcio Hosni Mubarak se situaban en el centro de la diana popular. "Estoy feliz de ver a toda una juventud y a todo un pueblo romper con el muro del miedo y salir a la calle para expresar un sentimiento de injusticia, de deshonor y de vergüenza ante la candidatura de un hombre enfermo", denunció Mostefa Bouchachi, abogado y defensor de los derechos del hombre quien exigió un "Gobierno de Unión Nacional". 

Temas: Argelia Magreb