Ir a contenido

AUDAZ ESTRATEGIA

Un afroamericano engaña a un grupo nazi y se proclama su líder

El activista James Stern pretende dinamitar desde dentro la organización supremacista

El Periódico

El activista afroamericano por los derechos civiles, James Stern. 

El activista afroamericano por los derechos civiles, James Stern. 

La historia del activista afroamericano James Hart Stern parece el argumento de una película de Hollywood. Su último logro ha sido engañar a los líderes del Movimiento Socialista Nacional (NSM), un grupo supremacista blanco estadounidense, y convertirse en su presidente para acabar con esta emblemática asociación.

"El señor James Stern me engañó, me convenció de que para proteger a nuestro grupo del proceso judicial en el que estamos inmersos debía cederle la presidencia", ha lamentado en un comunicado Jeff Schoep, quien hasta ahora era líder del NSM.

El proceso al que se refiere el comandante Schoep, como él mismo se hace llamar, tiene su origen en las protestas de Charlottesville en agosto del 2017 que acabaron con la vida de Heather Heyer, atropellada por el supremacista blanco, James Field.

Los enfrentamientos protagonizados por una decena de grupos extremistas, entre ellos el NSM, acabaron en un proceso judicial gracias a la denuncia de la Universidad de Virginia, por daños emocionales y económicos contra esas organizaciones.

Al rescate

Schoep se puso en contacto con el reverendo Stern, un famoso activista a favor de los derechos civiles, para que le ayudara a limpiar la imagen del NSM antes del juicio.

"El NSM es un grupo que empleaba el símbolo más ofensivo de la Segunda Guerra Mundial, la esvástica (...). El reverendo les ha llevado a borrar la esvástica de su logotipo y ahora reconocen que el Holocausto fue un hecho, no propaganda", afirma un comunicado en la página web oficial de Stern.

Entre los documentos firmados en el acuerdo entre la organización y el activista, Schoep asegura que, sin que él lo supiera, había uno por el cual le cedía la presidencia del grupo a Stern, según reflejan las actas judiciales del proceso contra el NSM.  

Sorpresa generalizada

Cuando esta audaz estrategia se dio a conocer durante el juicio, la sorpresa fue generalizada. El portavoz del NSM, el capitán Harry Hugues, confesó estar tan ”desconcertado” como el resto del país.

Schoep optó por dimitir de su cargo y delegar sus responsabilidades a su sucesor, el jefe del Estado Mayor del NSM. Pero el ex presidente no está convencido de que esta medida sea útil para evitar la desbandada de los miembros del grupo.

La audacia de Stern amenaza a la supervivencia del NSM, ya que, según las sospechas de Schoep, la intención del activista parece ser hacerse con el control para “disolver el NSM”.

Contactos con el KKK

A muchos les ha sorprendido el fallo del líder supremacista al dejarse engañar por un personaje que ya era famoso por este tipo de acciones contra grupos neonazis. En el 2016, Stern usó una estrategia similar para acabar con una fraternidad del Ku Klux Klan (KKK).

El activista entabló relación con el gran maestre del grupo, Edgar Ray Killen, para convencerle de que le cediera el control de su organización. Stern se convirtió en un referente del activismo tras esta maniobra gracias a los contactos que tuvo con el ya fallecido Killen cuando ambos estaban en una prisión del estado de Misisipi.

“La mayor de las ironías” ocurrió, tal y como Stern describe la cesión de poderes por parte de Killen. El reverendo cumplía pena por fraude mientras que el miembro del clan pasaba los últimos días de su vida condenado a cadena perpetua por el asesinato en 1964 de tres jóvenes activistas.

Estos macabros homicidios tuvieron gran transcendencia por la conspiración de miembros del KKK y agentes del condado del sheriff. El cineasta Alan Parker se hizo eco de la historia en su película 'Mississippi Burning' (1988).

“Proteger al NSM”

Estos episodios son comúnmente conocidos en la historia estadounidense a favor de los derechos civiles e, incluso, Stern escribió un libro sobre ello, Killen the KK: My Journey with the Former Imperial Grand Wizard Edgar Ray Killen, Being Recruited to Be the First Black Man to Join the Klan (‘Killen el KKK: mi viaje con el antiguo gran mago imperial Edgar Ray Killen, siendo el primer hombre negro reclutado para unirse al Klan’).

A pesar de la fama de Stern, Schoep afirmó en su comunicado que todo lo hizo “para proteger al NSM” y que nunca quiso perjudicar a una organización a la que le ha dedicado “tantos años de servicio”. Por ello, el ‘comandante’ se despide de los miembros del NSM con un aire a derrota: “Recordad, siempre está más oscuro antes del amanecer”