Ir a contenido

INICIATIVA EUROPEA

Arabia Saudí fuerza a la UE a bloquear la lista de países con riesgo de financiar el terrorismo

La presión de Riad y Washington ha logrado que los Veintiocho desautoricen la propuesta de la Comisión

Silvia Martinez

Sede central de la Comisión Europea en Bruselas. 

Sede central de la Comisión Europea en Bruselas.  / VIRGINIA MAYO (AP)

Todavía no hay decisión formal, se adoptará previsiblemente a finales de la próxima semana en el Consejo de ministros de Justicia e Interior de la UE que se celebrará el jueves y viernes en Bruselas, pero la presión diplomática ejercida por las autoridades de Arabia Saudí y Estados Unidos está a punto de lograr su objetivo: bloquear la primera lista negra de terceros países con alto riesgo de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo

Los gobiernos de la UE han desautorizado este viernes la propuesta, que fue presentada a mediados de febrero por la Comisión Europea y que incluye 23 jurisdicciones, entre ellas Arabia Saudí, cuatro territorios dependientes de Washington como Islas Vírgenes americanas, Guam, Samoa americana y así como Bahamas, Yemen, Panamá, Afganistán, Libia, Nigeria o Pakistán entre otros países. El argumento esgrimido, según fuentes diplomáticas, que el proceso seguido por Bruselas para elaborar ese listado no ha sido transparente. 

Una justificación que en los pasillos del Ejecutivo comunitario consideran más bien un “pretexto” ya que la metodología seguida a la hora de elaborar la lista fue publicada en junio del año pasado y fue resultado de consultas y concertación con los Estados miembros que ahora reprueban el proceso. Por eso, consideran más bien que se trata del resultado de la presión política que han ejercido en las últimas semanas Arabia Saudí, Estados Unidos y el Reino Unido, con el apoyo de Francia y Alemania, que habrían conseguido en última instancia movilizar al resto de países en una especie de efecto “bola de nieve”.

Oposición generalizada

Según han confirmado fuentes europeas, 27 de los 28 Estados miembros, entre ellos España, han notificado finalmente su objeción al plan durante un reunión a nivel técnico celebrada este viernes aunque no se ha emitido ninguna nota. La salvedad ha sido Bélgica, que tiene un gobierno en funciones. De confirmarse oficialmente el bloqueo, la Comisión Europea se verá obligará a recomenzar el trabajo presentar una nueva propuesta ya que la directiva contra el blanqueo y la financiación del terrorismo aprobada por los 28 exige a la UE la creación de este instrumento. 

También el Parlamento Europeo debe pronunciarse, y aunque hay eurodiputados que les hubiera gustado más ambición, el Ejecutivo comunitario había recibido “señales” de que la lista superaría el trámite parlamentario. Hasta ahora la Eurocámara había sido la institución que más problemas había puesto en el pasado por falta de ambición. “Ahora son los gobiernos a los que les parece que es ir demasiado lejos”, advierten las fuentes consultadas.

La lista ha sido elaborada en base a criterios mucho más estrictos que los utilizados por el grupo de acción financiera contra el blanqueo de capitales (FATF) que utiliza los estándares generales. Este listado incluye solo a once territorios –Bahamas, Botswana, Corea del norte, Etiopía, Ghana, Irán, Pakistán, Sri Lanka, Siria, Trinidad y Tobago, Túnez y Yemen- entre los que no figuran ni Arabia Saudí ni ninguno de las jurisdicciones americanas. 

Punto de inflexión, en Egipto

El punto de inflexión se produjo la semana pasada durante la cumbre entre la UE y la Liga Árabe que tuvo lugar en la localidad de Sharm El Sheik (Egipto). El rey Salmán de Arabia saudí aprovechó la cita para abordar el asunto con la primera ministra británica Theresa May. Además, las autoridades saudíes también han entregado a todos los gobiernos europeos –vía sus embajadores- de una carta alertando de las consecuencias para las relaciones económicas de incluir a su país en el listado. 

“El Consejo debía decidir entre avanzar en la seguridad de la ciudadanía y combatir los canales de financiación del crimen internacional o mantener unas buenas relaciones diplomáticas y comerciales con países que no respetan los derechos Humanos y permiten la financiación de actividades criminales. Han optado por esta segunda opción, cosa que nos parece escandalosa”, ha reprobado el eurodiputado de Catalunya en Comú, Ernest Urtasun, quien ha calificado de “vergonzosa” la postura de los gobiernos por haber cedido a la presión de los saudíes.