04 jul 2020

Ir a contenido

DISPUTA EN CACHEMIRA

El ataque de la India contra yihadistas en Pakistán dispara la tensión entre las dos potencias nucleares

La operación militar aérea contra un supusto campo de entrenamiento del grupo Jaish-e-Mohammed es la respuesta al atentado reivindicado por esta organización terrorista paquistaní en la Cachemira india

El Periódico/ EFE

Un grupo de gente en Nueva Delhi celebra con banderas y pancartas la incursión militar en Pakistán. / ADNAN ABIDI (REUTERS / VÍDEO: EFE)

El Gobierno de la India ha confirmado la incursión de cazas indios para bombardear campamentos yihadistas en territorio paquistaní. Es la respuesta de Nueva Delhi al atentado del pasado día 14 en la Cachemira india en el que murieron 42 policías indios y que fue reivindicado por el grupo terrorista con base en Pakistán Jaish-e-Mohammed (JeM). La subida de tensión entre los dos países asiáticos preocupa de manera especial por ser dos potencias nucleares. Un portavoz del Gobierno de Pakistán ha dicho que para mañana se ha convocado a los miembros que deciden sobre el uso de armas nucleares. "Todos ustedes saben lo que eso significa", ha advertido.

El secretario de Exteriores de la India,  Vijay Keshav Gokhale, ha informado de que el ataque se llevó a cabó de madrugada contra "el centro de entrenamiento más grande de Jaish-e-Mohammed en Balakot", en la Cachemira bajo control de Pakistán. "En esta operación fueron eliminados un importante número de terroristas del JeM, entrenadores, comandantes de alto rango y grupos de yihadistas que estaban siendo adiestrados para acometer ataques", ha explicado el secretario de Exteriores. Algunas fuentes inidias cifran en 300 los muertos.

Gokhale ha aseverado que "ante el peligro inminente, un ataque preventivo era absolutamente necesario" y que fue llevado a cabo tras recibir "fiable información de inteligencia" que señalaba que "el JeM estaba planeando otros ataques terrorista suicidas en varias partes del país". Se trata de la mayor incursión india en territorio paquistaní desde 1971.

Ataque sobre Balakot

La India, ha dicho Gokhale, decidió llevar a cabo acciones militares en el territorio paquistaní después de haber urgido a Islamabad en reiteradas ocasiones a tomar acciones contra el JeM, y de proveerle información de inteligencia sobre su ubicación. "Pakistán no ha tomado acciones concretas para desmantelar la infraestructura de los terroristas en el suelo paquistaní", ha sostenido el secretario de Exteriores indio.

Gokhale ha asegurado que la operación, que se desarrolló en una zona montañosa, fue planeada evitando las víctimas civiles. Sin embargo, aún se esperan más detalles sobre los resultados de la operación militar.

Después de esto, la India espera que Pakistán "esté a la altura de su compromiso y tome acciones para desmantelar todos los campamentos terroristas", ha dicho el funcionario, que ha asegurado que las operaciones de estos grupos con esas amplias bases no podrían ser posibles sin el conocimiento de las autoridades paquistanís.

Respuesta de Pakistán

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores paquistaní, Shah Mahmood Qureshi, ha declarado que su país tiene todo el derecho a una "respuesta razonable y a la autodefensa" y acusa a la India de violar su espacio aéreo con cazas de combates que lanzaron explosivos, señalando que no causaron daños ni víctimas. Islamabad solo ha admitido una breve invasión aérea de su territorio y el lanzamiento de cuatro bombas que cayeron en espacios abiertos.

En todo caso, el ministro ha calificado de "grave agresión" y de violación de la Línea de Control (LoC), situada a 50 kilómetros de Balakot, que ejerce de frontera de facto en la dividida región de Cachemira, por la que los dos países mantienen históricas tensiones y en la que han librado dos de las tres guerras entre las dos potencias nucleares.

Históricas tensiones

El atentado suicida del 14 de febrero ha sido el más mortífero acontecido en la Cachemira india en los últimos 30 años. La India ha acusado reiteradamente a Pakistán de apoyar el "terrorismo transfronterizo", y de permitir y auspiciar el funcionamiento en su territorio de grupos terroristas que tienen como fin atacar objetivos indios y atizar las protestas con ánimo separatista entre la población cachemir.