Ir a contenido

Crisis social

Los desertores de la Guardia Nacional Bolivariana, nuevos héroes en Venezuela

Jorge Luis González Romero, uno de los que dejaron las fuerzas venezolanas, asegura que sus "compañeros tienen miedo" de ser perseguidos por Nicolás Maduro

El Periódico

Jean Carlos Cesar Parra y Jorge Luis Gonzalez Romero, desertores de la Guardia Nacional Bolivariana.

Jean Carlos Cesar Parra y Jorge Luis Gonzalez Romero, desertores de la Guardia Nacional Bolivariana. / AP

Uno de los sargentos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que decidió desertar en la frontera entre Brasil y Venezuela, afirmó que sus compañeros "tienen miedo" pero él dijo “basta” porque no puede aceptar más la "dictadura de Nicolás Maduro".

Jorge Luis González Romero desertó la noche del sábado pasado junto con su compañero, Jean Carlos César Parra, también sargento de la GNB, después de participar en los incidentes entre fuerzas venezolanas y manifestantes antichavistas que tuvieron lugar tras el fracasado intento de introducir ayuda humanitaria en el país caribeño.

"No es fácil tomar esa decisión. Mis compañeros tienen miedo. Nosotros también tenemos miedo. Falta valentía. Hay que tener coraje. Dejamos nuestra familia. Nuestros hijos están en casa", manifestó González Romero en una rueda de prensa en suelo brasileño, en la localidad de Pacaraima. Parra coincidió al destacar que no hay una deserción en masa porque los militares temen ser perseguidos por las fuerzas leales al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Cansados de ver al pueblo sufrir

 Ambos están siendo tratados como refugiados en Brasil y se encuentran hospedados en un centro de abrigo de la denominada "Operación Acogida", la iniciativa del Gobierno brasileño para acoger a los venezolanos que huyen de la crisis económica, social y política que sufre su país.

"Ya no podemos aceptar más la dictadura de Nicolás Maduro. Nos cansamos de eso. Somos conscientes de la necesidad del pueblo de Venezuela y estamos dispuestos a ayudar a los compañeros que están del otro lado para que vengan aquí", apuntó González Romero. Un tercer agente desertor llegó a territorio brasileño, Carlos Eduardo Zapata, quien dijo que "estaba cansado de ver" a su pueblo "sufrir" e hizo un llamado al resto de sus compañeros para que dejen de servir al Gobierno de Maduro.

González Romero subrayó además que no quieren apoyar lo que está ocurriendo en Venezuela, con "niños pasando hambre y enfermos" y "ancianos enfermos". Y agregó: "Como venezolano me desespera. Soy patriota. Soy a favor de la ayuda humanitaria, y quería que la ayuda hubiera entrado ayer", añadió.

El cierre de la frontera

Brasil intentó en la víspera dar entrada a un primer cargamento de ayuda humanitaria para Venezuela, pero fracasó en el intento ante el bloqueo de las fuerzas públicas venezolanas, que cumplieron la orden del Gobierno de Maduro de mantener cerrada la frontera entre los dos países. Mientras que el domingo pasado se volvieron a repetir episodios violentos en el límite fronterizo entre ambos países, lo que obligó a intervenir a tropas federales brasileñas, que montaron un cordón con objeto de evitar más enfrentamientos.