Ir a contenido

CRISIS EN EL REINO UNIDO

May fija el 12 de marzo como fecha límite para volver a votar el 'brexit'

La primera ministra británica afirma que demorar más la salida de la UE no es la solución para el Reino Unido

El Periódico

El embajador Tim Barrow se dirige a Theresa May después de que esta hablara con la prensa.

El embajador Tim Barrow se dirige a Theresa May después de que esta hablara con la prensa. / AP Photo Alastair Grant

El Parlamento británico someterá por segunda vez a votación el acuerdo del 'brexit' no más tarde del 12 de marzo, según se comprometió este domingo la primera ministra, Theresa May. La mandataria conservadora descartó convocar el voto esta misma semana, como se había contemplado hasta ahora, pero descartó al mismo tiempo las especulaciones sobre la posibilidad de posponerlo hasta los días previos a la ruptura, fijada el 29 marzo, para aumentar la presión sobre los diputados.

May se enfrenta todavía este miércoles a un debate en la Cámara de los Comunes en el que los parlamentarios podrán pronunciarse previsiblemente sobre una nueva serie de enmiendas dirigidas a condicionar la hoja de ruta del Gobierno. Aunque todavía no se conoce qué cláusulas se presentarán en la Cámara, varios miembros del Gabinete de May han sugerido que evalúan respaldar un plan que obligue al Ejecutivo a pedir una extensión del plazo para romper con la UE si a mitad de marzo no se han ratificado los términos de la salida.

Cita en Egipto

A su llegada a Egipto, donde asiste a una cumbre de líderes comunitarios y de la Liga Árabe, la primera ministra insistió ante los periodistas en que retrasar el 'brexit' no solucionará el "problema" que afronta el Reino Unido. "Siempre va a haber un punto en el que tendremos que decidir si aceptamos el acuerdo que se ha negociado o no", sostuvo. La laborista Yvette Cooper y el conservador Oliver Letwin proponen una enmienda que, si fuera sometida a votación y aprobada, forzaría a May a pedir una extensión del plazo de salida.

Las maniobras del sector proeuropeo de los conservadores para evitar un 'brexit' no negociado, un escenario que según el Banco de Inglaterra arrastraría al Reino Unido a una recesión, han abierto una brecha en el gabinete de Gobierno. Los 'tories' más euroescépticos han pedido la dimisión de los tres ministros que se han mostrado favorables a retrasar la ruptura y presionan a May para que mantenga sobre la mesa la opción de un 'brexit' duro. Esa vía, que provocaría daños a ambos lados del canal de la Mancha, es una de las bazas que mantiene Londres en el diálogo que continúa abierto con la UE, sostienen esos diputados.