Ir a contenido

Trump dice que el socialismo "tiene los días contados" en América Latina

El presidente de EE UU pide a los militares venezolanos que den la espalda a Maduro

Ricardo Mir de Francia

El presidente Trump, durante su mitin en la Universidad de Miami.

El presidente Trump, durante su mitin en la Universidad de Miami. / AP / LUIS M. ÁLVAREZ

Estados Unidos mantiene la presión sobre Venezuela a solo unos días del 23-F, la fecha fijada por la oposición a Nicolás Maduro para que entren las ayudas bloqueadas en las fronteras del país caribeño. En un discurso desde la Universidad de Miami, Donald Trump aseguró que un “nuevo día” se acerca en América Latina y que el socialismo “tiene los días contados” en la región, palabras crípticas que ahondan en la narrativa en la que viene insistiendo su Administración. El líder estadounidense pidió a los militares venezolanos que den la espalda a la “fallida dictadura” bolivariana, a la que presentó como una “marioneta de Cuba”, porque de otro modo se arriesgan a perderlo todo. “No encontraréis refugio, ni salidas fáciles ni escapatoria”, dijo ante el entusiasmo del exilio venezolano en Miami. 

Todo son incógnitas sobre los planes que Washington baraja para impulsar el cambio de régimen en Caracas y lograr que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, ocupe un día el lugar de Maduro. Por el momento, la estrategia se ha centrado en sanciones económicas, el bloqueo de las cuentas del petróleo venezolano en EE UU y el envío de ayuda humanitaria a las fronteras de Venezuela, hundido en una brutal crisis económica, social y humanitaria, con más de tres millones de venezolanos que han abandonado el país. Medio centenar de capitales del mundo, con Washington a la cabeza, han reconocido a Guaidó como “presidente encargado”, al tiempo que negaban la legitimidad a Maduro. 

Desde la llegada de Trump al poder, su Administración ha estrechado los lazos con varios regímenes autocráticos al tiempo que ignoraba los derechos humanos como una de las banderas – como mínimo, retóricas—de la política exterior estadounidense. La excepción a la regla ha sido América Latina, donde Washington ha recuperado el activismo de otros tiempos con un discurso que recuerda a los años de la guerra fría. Un artículo reciente en el ‘Wall Street Journal’ aseguraba que las maniobras de la Casa Blanca para apartar del poder a Maduro son solo un primer paso para reconfigurar la regiónNicaragua y Cuba vendrían después.  “El socialismo está muriendo y la libertad, la prosperidad y la democracia está renaciendo en América Latina”, afirmó Trump rodeado de exilados venezolanos y cubanos. “Este se convertirá en el primer hemisferio libre en la historia de la humanidad”. 

Su discurso en Miami tuvo mucho de mitin de campaña porque Florida es uno de los estados donde se deciden las elecciones. El presidente se recreó en la “ruina” causada por la “tiranía socialista”, un mensaje cada vez más presente en la retórica republicana por la ascendencia de un puñado de políticos socialdemócratas en las filas de sus rivales demócratas. “Esto nunca nos pasará a nosotros”, proclamó Trump.