Ir a contenido

TENSIÓN SOCIAL EN FRANCIA

La clase política francesa se moviliza dividida contra el antisemitismo

Macron no asistirá a la concentración convocada en París por 14 partidos políticos para mostrar su rechazo a los actos contra los judíos

Eva Cantón

Varios  chalecos amarillos  forcejean con gendarmes galos mientras aguardan la llegada del presidente frances  Emmanuel Macron  a un debate con alcaldes de una zona rural del sur este viernes en Souillac.

Varios  chalecos amarillos  forcejean con gendarmes galos mientras aguardan la llegada del presidente frances  Emmanuel Macron  a un debate con alcaldes de una zona rural del sur este viernes en Souillac. / GUILLAUME HORCAJUELO (EFE)

La condena del antisemitismo –generalmente a golpe de tuit- es unánime en la clase política francesa, pero ponerse de acuerdo para mostrarla juntos públicamente es otra cosa. A iniciativa del Partido Socialista francés, catorce formaciones han logrado pactar un llamamiento a la unidad y convocar concentraciones para este martes en toda Francia. Sin embargo, se anuncia más división que concordia.

Está previsto que este martes salgan a la calle representantes de La República en Marcha, Los Republicanos, los centristas del MoDem, del Partido Comunista o del Partido Ecologista, así como miembros de la Francia Insumisa, a pesar de que su líder, Jean Luc Mélenchon, se ha quejado de que no le han llamado para firmar el texto conjunto con el resto de formaciones, algo que niegan los promotores de la iniciativa.  

La ultraderechista Marine Le Pen, en cambio, no ha sido invitada de manera deliberada. El primer secretario de los socialistas, Olivier Faure, sigue excluyendo al partido fundado por Jean Marie Le Pen –una figura abiertamente antisemita- de las formaciones republicanas francesas.

Faure sí que pidió públicamente al presidente francés, Emmanuel Macron, que asistiera a la concentración de París, que tendrá como escenario la emblemática Plaza de la República.

El líder socialista consideraba que su presencia sería una manera de decir que la República condena “firme, definitiva y absolutamente, toda forma de odio” y que, además, Macron seguiría los pasos de François Mitterrand, quien participó en la manifestación del 14 de mayo de 1990 tras la profanación del cementerio judío de Carpentras.

Pero el Elíseo ha dicho que el presidente no acudirá a la manifestación y queabordará el asunto este miércoles, durante el discurso que pronunciará en la tradicional cena del Consejo representativo de las instituciones judías de Francia (Crif). No solo los socialistas, también Los Republicanos han lamentado su ausencia. “Debe encarnar nuestra unidad nacional”, ha dicho el presidente del grupo parlamentario conservador, Bruno Retailleau.

Aumento del antisemitismo

En el 2018 los actos antisemitas aumentaron un 74% en Francia y en las últimas semanas se han multiplicado este tipo de incidentes. El más reciente, los insultos que recibió el filósofo Alain Finkielkraut durante la manifestación de los chalecos amarillos.

“Los insultos antisemitas son la negación absoluta de lo que somos y de lo que ha hecho de nosotros una gran nación. No las toleraremos”, dijo Emmanuel Macron tras hablar con el intelectual, hijo de emigrantes polacos.

Temas: Francia