10 jul 2020

Ir a contenido

CITA CON LAS URNAS

La extrema derecha planea sobre la Eurocámara

Las fuerzas 'ultra' y los euroescépticos podrían lograr un tercio de los asientos del Parlamento en las próximas elecciones

Silvia Martínez

Votación durante una sesión ordinaria en el Parlamento Europeo

Votación durante una sesión ordinaria en el Parlamento Europeo / Patrick Seeger (EFE)

La cuenta atrás para las próximas elecciones europeas, que en España coincidirán con municipales y autonómicas y tendrán lugar un mes después de las generales anunciadas por Pedro Sánchez, ya ha comenzado. En menos de 100 días -entre el 23 y 26 de mayo- están llamados a las urnas 373 millones de europeos, de los cuáles 23,4 millones podrán votar por primera vez en el ejercicio democrático “más importante” de la historia, según el director de comunicación de la Eurocámara, Jaume Duch. En juego, el mapa político de la UE del próximo lustro y el temor a que las fuerzas antieuropeas y populistas puedan paralizar y condicionar la actividad de la Cámara.

Será un ejercicio electoral muy diferente al de las ocho citas precedentes, con una opinión pública europea (para bien o para mal) mucho más sensibilizada y con mucha más información en los medios de comunicación. “Hace cinco años no hablábamos de Donald Trump, de la influencia de Rusia, de la desinformación que aunque ya existía el fenómeno 'fake news' no había tomado la importancia que tiene ahora”, explicaba esta semana Duch.

Los responsables de la campaña confían en que esa mayor implicación ciudadana se traduzca en votos y aumente una tasa de participación que, en las últimas elecciones de 2014, fue del 43% y de solo el 27% entre los jóvenes de 18 a 25 años. En España, tras las generales del 28 de abril, serán los segundos comicios en menos de un mes –también celebran legislativas o presidenciales entre marzo y mayo Estonia, Eslovenia, Finlandia, Lituania y Bélgica- lo que podría incidir en la participación, del 43,8% en 2014. Desde la Eurocámara, rechazan que esta multiplicación de elecciones vaya a tener repercusiones negativas y confían en el tirón de las municipales para que los ciudadanos acudan en masa a las urnas.

Media de encuestas con previsión de reparto de escaños para las elecciones europeas del 2019

Un hemiciclo fragmentado

El próximo hemiciclo, en todo caso, será muy diferente y no solo por el 'brexit'. Estará mucho más fragmentado, con encuestas que auguran menos del 50% de escaños para los dos grupos tradicionalmente más importantes, el PPE y el PSE. Las últimas proyecciones auguran una importante subida de las fuerzas euroescépticas y populistas. VoteWatch Europe estima, por ejemplo, que la ultraderecha logrará un 25% de los escaños y que de formar grupo podrían llegar a convertirse en la segunda fuerza de la Cámara. Según otro estudio del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), basado en encuestas nacionales y publicado esta semana, la presencia de estos grupos podría ser aún mayor.

De aunar fuerzas, la extrema derecha (Liga Norte de Matteo SalviniFPO austriaco, la AFD alemana, el RN de Marine Le Pen o Vox a quien auguran 6 o 7 escaños) y los partidos euroescépticos de derechas (PIS polaco, Fidesz húngaro o la NVA flamenca) pasarán del 23% al 28% de los escaños, sin tener en cuenta a fuerzas antisistema como el M5S, Syriza o la Francia insumisa de Jean-Luc Melenchon. “Podrían incluso superar el 30% si su popularidad continua creciendo o algunos de los miembros más escorados de los partidos tradicionales se unen”, alerta el ECFR.

Umbral del 33%

De conseguir formar grupo propio y superar el umbral del 33%, el resultado sería un mayor peso en la Cámara y mucha más influencia. Podrían por ejemplo controlar comisiones parlamentarias, influir en el presupuesto europeo, y paralizar decisiones importantes en ámbitos en los que la izquierda disiente de los partidos tradicionales. “A juzgar por lo que muchos de ellos han hecho en campaña, los partidos antieuropeos podrían utilizar esta mayor proporción de escaños para obstruir el trabajo del Parlamento Europeo en política exterior, la reforma de la eurozona y la libertad de movimiento, y podrían limitar la capacidad de la UE para preservar los valores europeos relacionados con la libertad de expresión, el Estado de derecho y los derechos civiles”, alerta el ECFR.

Y prueba de que no serán unas elecciones cualquiera lo demuestra la campaña organizada para intentar movilizar al máximo a la ciudadanía europea. Cada dos semanas, la Eurocámara empezará a publicar proyecciones del reparto de escaños que, a partir de mayo, serán semanales. El primer reparto: este lunes.