Ir a contenido

CASO SIN RESOLVER

Turquía cree que el cuerpo de Khashoggi fue quemado en un horno

La policía turca sospecha que el cadáver del periodista fue, después de ser troceado, destruido en un crematorio situado en el sótano del consulado saudí en Estambul

Los asesinos compraron 32 porciones de carne sin cocinar para disimular la incineración

Adrià Rocha Cutiller

El periodista saudí Jamal Khashoggi, asesinado el pasado octubre. 

El periodista saudí Jamal Khashoggi, asesinado el pasado octubre.  / MOHAMMED AL-SHAIKH (AFP)

El cuerpo de Jamal Khashoggi, el periodista saudí asesinado en el consulado de su país en Estambul el 2 de octubre de 2018, habría sido quemado, según ha publicado, este jueves, la policía turca en un informe.

El periodista y colaborador del ‘The Washington Post’, según las investigaciones de la policía turca, fue interceptado justo al entrar al recinto consular, donde quería tramitar unos papeles para casarse con su prometida.

Entonces, al traspasar la puerta, un grupo de 15 saudís, llegados expresamente a Turquía para atrapar a Khashoggi, lo estrangularon hasta matarle. Después, le cortarían con una motosierra que un médico forense miembro del grupo se había traído consigo mismo desde Riad.

Hasta este punto, la historia es la conocida y reconocida por todos: Turquía y la ONU la mantienen; Arabia Saudí, después de haber cambiado de versión varias veces, confirma que Khashoggi fue asesinado allí y de esa forma, pero que quien lo hizo actuó por su propia cuenta.

Meses después de lo ocurrido —meses después de que la historia se haya bajado de la ola de la actualidad—, la policía turca da más detalles de lo que podría haber ocurrido.

Mohamed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí. / Amir levy (REUTERS)

La investigación aún no ha terminado y todo son, de momento, suposiciones: una vez troceado el cuerpo, el forense habría metido las partes en un horno del sótano del consulado saudí. El horno, en teoría, es capaz de llegar a los mil grados centígrados. Suficiente, por supuesto, para eliminar todo rastro de ADN, según asegura el informe de policía. La hipótesis anterior era que el comando saudí disolvió el cadáver con ácidos: todas, versiones que en cualquier caso explicarían por qué cuatro meses después de su muerte el cuerpo de Khashoggi sigue sin aparecer.

Distracción

Para disimular, dice el informe, los saudís compraron a domicilio 32 porciones de carne sin cocinar a un restaurante local. «Surgen muchas preguntas. ¿Formaba esto parte de un plan preestablecido? Todo esto, por supuesto, será clarificado. La investigación no ha terminado aún», dice el informe.

Los responsables materiales del asesinato de Khashoggi, los miembros del equpo de 15 personas que llegó y se marchó ese 2 de octubre de 2018 a Estambul, están siendo procesados en Arabia Saudí; algunos de ellos se enfrentan a penas de muerte

Pero tanto Turquía como la ONU consideran que ese grupo difícilmente actuó por cuenta propia. Alguien, dicen, debió de dar la orden: «Khashoggi fue víctima de un asesinato brutal y premeditado, planificado y perpetrado por funcionarios de Arabia Saudí. Su asesinato y la pura brutalidad del mismo han causado una tragedia irreversible para sus seres queridos. Asimismo, supone una serie de implicaciones internacionales que requieren la atención urgente de la comunidad internacional, incluida la ONU», dijo, la semana pasada, la relatora de Naciones Unidas que encabeza las investigaciones sobre el asesinato Khashoggi, Agnes Callamard.

Asesinar a la prometida

El informe de la policía turca recoge, además, la hipótesis de que los saudís, muy probablemente, sopesaron asesinar también a la prometida de Jamal Khashoggi, la académica e islamóloga turca, Hatice Cengiz.

Cengiz estuvo, desde que Khashoggi entró al consulado, esperándole fuera. Fue ella, de hecho, quien alertó, cuando habían pasado ya muchas horas, a las autoridades turcas.