Ir a contenido

Negociaciones en EEUU

La política migratoria de Trump puede provocar un nuevo cierre del gobierno

El diálogo para evitar una nueva parálisis de la administración federal está en un punto muerto debido a las diferencias con respecto a la detención de migrantes

El Periódico

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos ante un posible nuevo cierre del gobierno. 

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos ante un posible nuevo cierre del gobierno.  / AP

Ante el fantasma de la parálisis administrativa, las negociaciones de los legisladores estadounidenses sobre seguridad fronteriza para evitar otro cierre del gobierno colapsaron por diferencias en políticas de detención a migrantes, dijo un senador republicano.

“Las negociaciones están estancadas por ahora”, afirmó el senador republicano Richard Shelby a “Fox News Sunday”. El legislador señaló que el impasse se basaba en el deseo de los demócratas de limitar el número de camas en los centros de detención para las personas que ingresan al país de forma ilegal. Los esfuerzos en el Congreso estadounidense para el impasse sobre el financiamiento de la seguridad fronteriza se intensificaron durante el fin de semana, con un panel de negociación especial establecido para llegar a un acuerdo, dijeron legisladores y asesores.

Esperan lograr acuerdos

El senador demócrata Jon Tester descartó que el diálogo hubiera fracasado. “Es una negociación. Las negociaciones rara vez discurren de manera fluida”, dijo a Fox, agregando que esperaba que se pudiera lograr un acuerdo. Shelby afirmó que las probabilidades de llegar a un trato para las próximas horas es de 50-50. Pero en realidad “no hay más conversaciones programadas”, dijo a Reuters una fuente que habló a condición de que se mantuviera en reserva su identidad.

Los legisladores esperaban tener un acuerdo pronto para que el texto llegue a la Cámara de Representantes y el Senado y pueda ser promulgado por el presidente Donald Trump para el própximo viernes, cuando expira el financiamiento para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y otras agencias federales. Trump acordó el 25 de enero dar fin a un cierre parcial del gobierno -que se prolongó por 35 días- sin lograr los 5.700 millones de dólares que quería para levantar un muro en la frontera con México.

Propuestas polémicas

Los demócratas propusieron reducir el límite en las camas en centros de detención a 35.520 desde las actuales 40.520, ofreciendo a cambio a los republicanos parte de los fondos que quieren para levantar barreras físicas en la frontera con México, dijo la fuente. Pero los demócratas crearían un tope de 16.500 camas en los centros de detención para los inmigrantes indocumentados detenidos dentro del país. El resto estaría en los centros de detención fronterizos.

Al tener ese límite interno, los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) se verían obligados a arrestar y deportar a criminales peligrosos, no a inmigrantes observantes de la ley, dijo un asesor demócrata de la Cámara de Representantes; sin embrago, los republicanos rechazaron esa propuesta, agregó el asesor.

Trump dijo que el plan demócrata protegería a los criminales. “Están ofreciendo muy poco dinero para el Muro Fronterizo que se necesita con tanta desesperación y ahora, de la nada, quieren un límite de los criminales violentos condenados que pueden estar detenidos”, escribió en Twitter.