Ir a contenido

Crisis social

Llegan los primeros camiones con ayuda humanitaria para Venezuela

Los vehículos están en Cúcuta, Colombia, a la espera del permiso para acceder a territorio venezolano

El Periódico

Los camiones con la ayuda humanitaria ya están en la frontera de Venezuela. / FERNANDO VERGARA (AP / VÍDEO: ATLAS)

Los primeros camiones con ayuda humanitaria enviados por Estados Unidos Venezuela han llegado este jueves a la ciudad fronteriza de Cúcuta, en Colombia. Los vehículos se encuentran a la espera del permiso de Caracas para entrar en territorio nacional. 

Nueve camiones han llegado fuertemente custodiados por efectivos de la Policía Nacional al centro de acopio, coordinado por autoridades colombianes y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Según fuentes de la embajada, las ayudas incluyen alimentos, suplementos nutricionales, kits de aseo personal y medicamentos.

Presión a Maduro

Los camiones han entrado a un depósito ubicado en una zona despoblada de Cúcuta, cerca al Puente de Tienditas que conecta con el vecino país y que permanece bloqueado desde el martes del lado venezolano con dos contenedores y un camión cisterna. Con los camiones esperando en la frontera, las autoridades de Colombia y Estados Unidos presionan al presidente venezolano Nicolás Maduro para abrir las vías de acceso.

“Esto es una esperanza muy grande especialmente para la familia que dejé al otro lado, mis hijos y mi esposa. Yo les mando plata pero no alcanza. Esto es un paso más para acabar con ese régimen terrible”, ha asegurado Israel Escobar, de 42 años, quien llegó de Venezuela hace más de un año y se gana la vida vendiendo helados en las calles de Cúcuta.

Algunos de venezolanos se han situadoen la carretera de acceso al centro de acopio para ver pasar los camiones y agradecer con carteles la asistencia humanitaria. “Gracias por la ayuda”, “Ahora que llegue donde tiene que llegar por favor” y “Venezolanos no estamos solos, el mundo y Dios están con nosotros”, se podía leer en algunos de los carteles que han mostrado los venezolanos al paso de la caravana.

Negación de la crisis

A pesar de que millones de venezolanos han huido del país por la crítica situación económica y política, Maduro niega la existencia de una crisis humanitaria y culpa de los problemas económicos a las sanciones financieras impuestas sobre todo desde Washington.

El mandatario ha visto desplomar su popularidad y es rechazado por muchos países, que creen que su reelección fue un proceso que no respetó las garantías democráticas. El opositor Juan Guaidó, jefe del Congreso controlado por la oposición, se autoproclamó como presidente encargado y ha sido reconocido por varios países del mundo como el líder legítimo del país, entre ellos Estados Unidos y las potencias europeas.

Maduro cuenta con el apoyo de su cúpula militar y de países como Rusia y China y tal vez por esto, no ha cedido ante la presión internacional para abandonar el poder y permitir una transición de gobierno. El dirigente chavista ha advertido que no permitirá que su país sea humillado con “limosnas”, por lo que ha rechazado la ayuda humanitaria.

Llegada de la ayuda

Más de 1,2 millones de venezolanos residen actualmente en Colombia, que se ha convertido en el principal destino de los expatriados de Venezuela. Bogotá ha insistido que la ayuda humanitaria se entregará en Venezuela sin ningún censo previo y ha pedido a los habitantes del país  vecino de abstenerse de ingresar a territorio colombiano en busca de la asistencia.

“La ayuda enviada por Estados Unidos para el pueblo de Venezuela, no será entregada en Colombia, sino que será distribuida en el vecino país. Así mismo, no se está realizando ningún tipo de censo, ni registro de población proveniente de Venezuela para entregar las ayudas”, ha asegurado en un comunicado de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres. Estados Unidos intentará conseguir la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para entregar la ayuda sin la cooperación de Maduro, pero es probable que Rusia bloquee la iniciativa.