Ir a contenido

Frustradas negociaciones de paz

La delegación del ELN en Cuba descarta volver a Colombia en el plazo de 15 días

La guerrilla perpetró el 17 de enero un atentado con coche bomba contra la Escuela de Cadetes de la Policía en Bogotá

El Periódico

El ELN negocia la paz pero muchos de sus miembros se resisten a dejar las armas y siguen sembrando muerte y violencia en el país sudamericano. 

El ELN negocia la paz pero muchos de sus miembros se resisten a dejar las armas y siguen sembrando muerte y violencia en el país sudamericano.  / EFE

La guerrilla colombiana del ELN anunció el jueves que sus negociadores del malogrado proceso de paz que están en La Habana no retornarán a Colombia en los 15 días establecidos en el protocolo vigente, después de que el Gobierno de Iván Duque solicitara su arresto tras un atentado con muertos.

"No será posible concretar tal retorno en el plazo previsto", expresó en comunicado la delegación de diez miembros de esta guerrilla -considerada terrorista por Estados Unidos, la Unión Europea y Colombia- desde su refugio en Cuba, país anfitrión de las conversaciones de paz y garante junto con Brasil, Chile, Noruega y Venezuela.

Según el protocolo suscrito por el gobierno del anterior presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, los países garantes y las partes, contarían con 15 días desde la ruptura del diálogo para crear un corredor que permita el retorno a su país de los diez negociadores, entre ellos Israel Ramírez, alias "Pablo Beltrán", considerado número dos del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La delegación del ELN en Cuba insistió el jueves en la validez del protocolo y aseguró que se halla "comprometido en hallar una solución política al conflicto" y "sacar la violencia de la política", además de desvincular a sus miembros de la organización del atentado.

La guerrilla perpetró el 17 de enero un atentado con coche bomba contra la Escuela de Cadetes de la Policía en Bogotá, que dejó 21 muertos -además del conductor- y 67 heridos, lo que materializó la ruptura de las ya estancadas negociaciones.

Un día después del atentado, Duque reactivó las órdenes de captura contra los negociadores del ELN y pidió a Cuba que los entregase a Colombia.

Ante la petición, La Habana invocó protocolos diplomáticos y desde entonces el mandatario colombiano ha reiterado la importancia de que el Ejecutivo cubano entregue a los negociadores para llevarlos ante la justicia.