Ir a contenido

ALERTA EN NORTEAMÉRICA

El frío por el vórtice polar paraliza parte de EEUU con temperaturas de -30º

Cinco personas han muerto hasta el momento a causa de las severísimas condiciones ambientales

Los registros superan los de Siberia o el Polo Sur y obligan a interrumpir numerosos servicios esenciales

Ricardo Mir de Francia

Una congelación en el Ártico envolvió al Medio Oeste con temperaturas negativas récord. / Kiichiro Sato (AP)

Brilla el sol en buena parte del Medio Oeste de Estados Unidos, pero no son días para salir a la calle porque cualquiera corre el riesgo de congelarse literalmente si pasa unos minutos de más a la intemperie. Ese es el mensaje que están lanzando las autoridades ante la ola de frío polar que recorre varios estados del país, con temperaturas de hasta 32º bajo cero en Minneapolis, 28º negativos en Chicago o 25º bajo cero en Des Moines, agravadas por una sensación térmica que puede superar los 40º bajo cero. El frío extremo y potencialmente mortal ha llevado a tres estados a declarar el estado de emergencia y ha paralizado la actividad normal en toda la región, con vuelos cancelados, colegios e instituciones cerrados e interrupción del servicio de correos.  

Las temperaturas extraordinariamente bajas son producto de un vórtice polar, definido por el Servicio Nacional Meteorológico (NWS) como un "área de baja presión de gran envergadura y aire frío que rodea los polos de la Tierra" y se expande "enviando el frío hacia el sur junto a una corriente de aire en chorro". La última vez que sucedió en EEUU fue en el 2014, pero esta vez los termómetros están alcanzando registros que no se veían desde hace décadas. En el caso de Chicago, desde 1966, una circunstancia que ha activado las alarmas por los riesgos que representa para la población más vulnerable. Particularmente los sintecho, que son legión, cerca de 80.000 personas, pero también los ancianos o los residentes en viviendas precarias o sin calefacción. 

Una ola de frío polar congela el norte de Estados Unidos. En la imagen, el lago Michigan, en Chicago. / PINAR ISTEK (REUTERS / VÍDEO: ATLAS)

La ciudad ha transformado algunos autobuses en refugios móviles para la población sin hogar ante la saturación de los hogares de acogida. "Estas condiciones representan una amenaza para la salud pública y hay que actuar con la precaución debida. Son temperaturas potencialmente mortales", ha alertado Rahm Emanuel, el alcalde de la ciudad. 

Condiciones extremas

Las condiciones son tan extremas que hace más frío en partes de EEUU que en regiones de Alaska, Siberia y el Polo Sur. Las aerolíneas han cancelado ya más de 2.000 vuelos en todo el Medio Oeste, una región que se extiende desde Dakota del Norte y Minnesota a Misuri y Pensilvania. También se ha detenido parte del tráfico ferroviario, aunque en algunos tramos se ha prendido fuego a las vías para derretir el hielo y permitir que los trenes sigan circulando. "Si tienes que salir, cúbrete, ponte la ropa más caliente que tengas, cúbrete la boca y limita tanto como puedas tu estancia en la calle", ha dicho la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer.

Hasta el momento se han registrado cinco muertes asociadas a las bajas temperaturas, según informa Associated Press. En Milwaukee un hombre murió congelado en su garaje y, en Detroit, se encontró el cuerpo sin vida de un varón de 70 años que, según la policía, vestía "ropa ligera". La previsión de los meteorólogos es que el vórtice polar se prolongue entre cuatro y ocho semanas más, aunque las temperaturas serán oscilantes y variarán durante todo el período que dure el fenómeno. 

Mientras parte de EEUU se hiela, el calor está batiendo todos los récords en algunas regiones de Australia, condiciones extremas que los científicos asocian al cambio climático. Nada de eso parece importarle el presidente Donald Trump que el lunes repitió uno de sus chascarrillos para mofarse de las consecuencias del calentamiento del planeta. "En el hermoso Medio Oeste, la sensación térmica alcanza los 51 grados bajo cero, la más fría registrada nunca. Los próximos días se esperan que sean todavía más fríos. La gente no puede salir a la calle ni siquiera unos minutos. ¿Qué narices está pasando con el calentamiento global? Por favor, vuelve pronto, te necesitamos", afirmó en las redes sociales dejando patente su desconocimiento sobre el tema.