Ir a contenido

Crisis social

Guatemaltecos agreden inmigrantes que esperaban entrar a México

Luego de momentos de tensión y violencia, al menos 3.000 personas centroamericanas entraron a suelo mexicano para resguadarse tras ser atacados con palos y piedras

El Periódico

Habitantes de Tecun Uman  Guatemala  se enfrentan con migrantes hondurenos.  EFE Luis Villalobos

Habitantes de Tecun Uman  Guatemala  se enfrentan con migrantes hondurenos.  EFE Luis Villalobos / EFE

Al menos 3.000 migrantes centroamericanos, entraron en México para escapar de las agresiones en Tecún Umán, Guatemala, informaron fuentes oficiales, esto luego de que la situación quedó fuera de control, cuando alrededor de medio millar de guatemaltecos llegaron a la plaza central de esta localidad con palos y piedras para reclamar la presencia de los migrantes.

Los guatemaltecos expresaron su repudio a los migrantes y los señalaron de ser como responsables de las alteraciones a la paz, de supuestos robos y presuntos escándalos nocturnos que afectan la tranquilidad de los habitantes de esta ciudad guatemalteca.

En la plaza había unos 3.000 centroamericanos que se quedaron a dormir en este parque en tanto llegaba su turno para recibir atención de parte de las autoridades migratorias de México. Durante más de media hora se vivieron algunas escenas de pánico entre los migrantes centroamericanos que optaron por cruzar el puente doctor Rodolfo Robles hacía México.

Esperan tarjeta humanitaria

El personal del Instituto Nacional de Migración de México ha pedido a estos migrantes, salvadoreños y hondureños principalmente, resguardarse en las instalaciones mexicanas y alejarse del puente fronterizo de Ciudad Hidalgo con Tecún Umán.

Los migrantes se encuentran en las instalaciones migratorias de México y la atención transcurre de una manera normal, sin que las autoridades mexicanas se hayan pronunciado sobre la situación de manera oficial. Los centroamericanos están a la espera de recibir una tarjeta de visitante humanitaria que les permitirá permanecer durante un año en territorio mexicano.

Ante la agresión, los hombres y las mujeres tomaron a los niños en brazos y se dirigieron al puente fronterizo con México. Los presuntos agresores se quedaron a las puertas del mismo y desde ahí se dedicaron a lanzar piedras para terminar de ahuyentarlos con dirección a territorio mexicano.

Al menos 10.000 migrantes centroamericanos se encuentran en estos momentos acampando a orillas del río Suchiate y en albergues de Ciudad Hidalgo habilitados por las autoridades mexicanas.