Ir a contenido

SEGURIDAD ALIMENTARIA

Dinamarca refuerza su frontera contra los jabalís de Alemania

Copenhague crea una valla en la linde por miedo a que su sector porcino se infecte por una fiebre mortal que ya ha afectado a Bélgica

Carles Planas Bou

Unos operarios instalan una valla en la localidad danesa de Padborg para delimitar el tránsito de los jabalís procedentes de territorio alemán.

Unos operarios instalan una valla en la localidad danesa de Padborg para delimitar el tránsito de los jabalís procedentes de territorio alemán. / FRANK CILIUS (REUTERS)

Dinamarca se prepara para alzar un muro en su frontera con Alemania. Este lunes el Gobierno conservador ha anunciado el inicio de la construcción de una valla con la que se pretende evitar la entrada de jabalís afectados por la fiebre porcina africana. "La valla y nuestros mayores esfuerzos para cazar jabalís romperán la cadena de infección", ha dicho la ministra de Medio Ambiente y Alimentación, Jakob Ellemann-Jensen.

De esta manera, Dinamarca intenta evitar una crisis en un sector cuyas exportaciones fuera del mercado europeo generan anualmente unos 1.470.000 millones de euros y suponen hasta un 5% de todas las exportaciones del país. La valla recorrerá toda la frontera sur con Alemania, una verja de 1,5 metros de altura y de hasta 68 kilómetros de distancia que costará 11 millones de euros. El Ejecutivo espera que esté finalizada el próximo otoño.

Aunque Alemania aún no ha dado parte de ningún caso de virus, durante las primeras semanas del año Bélgica se ha visto afectada por una peste que, a pesar de ser mortal para cerdos y jabalíes, es inofensiva para seres humanos. La mayor parte de casos se concentran en países del este del continente como Polonia y las repúblicas bálticas.

Idea controvertida

Este plan fue aprobado el pasado junio en el Parlamento danés con los votos del Gobierno conservador, los socialdemócratas y la ultraderecha, los tres partidos más votados del país. Sin embargo, esta medida ha despertado las críticas de la comunidad medioambiental, que ve en la valla una amenaza al ecosistema y a los procesos migratorios de la fauna. Los expertos alertan de que, además, en el oeste del país los jabalís pueden cruzar la frontera a nado.

Según lo anunciado, la valla tendrá hasta 20 puntos de paso para permitir la libre circulación de personas establecida para los países de la zona Schengen. Aún así, también hay voces críticas que ven en esta medida una operación del Gobierno conservador para satisfacer las demandas de la ultraderecha —que pidió una valla contra los refugiados— antes de las elecciones legislativas del próximo 17 de junio.

El plan danés tampoco ha gustado demasiado en Bruselas. "Construir una valla hoy no es ni una opción ni una recomendación de la Unión Europea", ha remarcado Anca Paduraru, portavoz de sanidad y seguridad alimentaria, informa Silvia Martínez. "Su coste no está cubierto por el presupuesto europeo", añade Paduraru.