Ir a contenido

Reunión en Panamá

El Papa Francisco pide a los jóvenes ser constructores de "puentes" y no de "muros"

Durante la Jornada Mundial de la Juventud, el sumo pontífice aseguró que en la actualidad hay que rechazar las posturas que invitan a las divisiones culturales

El Periódico

El Papa Francisco anima a los jóvenes a construir puentes en vez de muros. En la imagen, el pontífice durante la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Ciudad de Panamá. / ALBERTO PIZZOLI (AFP / VÍDEO: EFE)

El Papa Francisco habló fuerte en contra de los que fomentan la "división" y la exclusión del diferente en su primer gran acto en Panamá, en el que se entregó a los jóvenes y durante el cual no se refirió a ninguno de los países de la región que atraviesan dificultades, como Venezuela o Nicaragua.

El Pontífice, el primero procedente de Latinoamérica, hizo un discurso integrador a favor del multiculturalismo y celebró que los jóvenes, "desmienten y desautorizan todos esos discursos que se concentran y se empeñan en sembrar división, en excluir o expulsar a los que no son como nosotros".

"El padre de la mentira, el demonio, siempre prefiere un pueblo dividido y peleado, es el maestro de la división", recordó Bergoglio, quien preguntó al eufórico público si prefería ser "constructor de puentes o de muros", una metáfora que ya había usado anteriormente y que coincide con una ola nacionalista en varios países.

Inspira a los jóvenes del mundo

Tras hacer un breve recorrido por el paseo marítimo de la capital panameña a bordo del papamóvil, el santo padre, de 82 años, apareció en la enorme tarima,  junto a jóvenes de los cinco continentes.

Abajo, le esperaban más de 250.000 peregrinos de 150 países para darle la bienvenida a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), uno de los principales eventos de la Iglesia que por primera vez se celebra en Centroamérica, una región mayoritariamente católica que solo había sido visitada por Juan Pablo II. "Han sido una palabras muy alabadoras. Los jóvenes somos más incluyentes. Nos aceptamos como somos, sin importar razas, sexos o creencias", aseguró a Efe la panameña Jennifer Montoya.

Al lado, el salvadoreño Rodrigo Martínez, que portaba una pancarta con la imagen del recién beatificado Óscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 en El Salvador, indicó que había sido un discurso "muy inspirador" y que no le había "defraudado". Mientras que el guatemalteco Carlos Juárez aseguró: "Yo creo que es el papa que más en cuenta nos tiene a los jóvenes".

Lo esperan bajo el sol

Cientos de personas acudieron desde temprano para esperar al papa en la Cinta Costera, el frondoso paseo marítimo de la capital panameña, que se convirtió con las horas en un campo de banderas de distintos países, principalmente latinoamericanos.

Las altísimas temperaturas obligaron a los asistentes a agudizar el ingenio y a protegerse del inclemente sol con gorras, paraguas y todo lo que tuvieran a mano: "El calor está pesado, pero la espera merece la pena", dijo la joven mexicana Jimena de los Cobos, que se había construido un toldo con la bandera de su país.

Antes del encuentro multitudinario con los jóvenes, el pontífice se reunió con las autoridades locales y el clero centroamericano, con los que habló de dos de los temas que más afectan a esta región: la corrupción y la migración.

Evita el tema de Venezuela

Francisco,  no se refirió en ninguno de los actos al terremoto político de consecuencias aún desconocidas desatado en Venezuela, justo cuando el santo padre volaba hacia Panamá, ni tampoco a la crisis en la que está sumida Nicaragua desde hace meses.

El portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, se limitó a decir en un escueto comunicado que Bergoglio "sigue con cercanía el desarrollo de la situación y reza por todos los venezolanos".

"Venezuela necesita de mucho amor y de mucha paz", afirmó el venezolano Darío Ramírez, que extendió junto a un grupo de compatriotas una bandera gigante de 60 metros de largo en la que se podía leer "Pray for Venezuela" ("Reza por Venezuela") y con la que esperaban recibir la atención del pontífice.

"Ojalá el Papa Francisco se una a nuestras oraciones para traerle paz a nuestro país y a nuestro pueblo", agregó por su parte el nicaragüense Aníbal Núñez. Durante su visita a Panamá, el papa también visitará un centro de detención de menores y un albergue con enfermos de VIH/sida.