Ir a contenido

'RUSIAGATE'

Cohen, exabogado de Trump, pospone indefinidamente su testimonio voluntario ante el Congreso

Alega que él y su familia se sienten "amenazados" por el presidente

Un comité del Senado le ha entregado una citación para que declare

Idoya Noain

Donald Trump y su exabogado Michael Cohen.

Donald Trump y su exabogado Michael Cohen.

Michael Cohen, el exabogado de Donald Trump que en diciembre fue condenado a tres años de cárcel tras declararse culpable en los casos abiertos en su contra por la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre el 'Rusiagate', ha pospuesto indefinidamente una comparecencia ante la Cámara Baja del Congreso, que estaba prevista para el 7 de febrero y había desatado enorme expectación.

El abogado de Cohen anunció la decisión el miércoles y la argumentó en los ataques verbales y las “amenazas” que el presidente y su actual abogado, el exalcalde neoyorquino Rudy Giuliani, han lanzado contra Cohen y su familia. El jueves, no obstante, el comité de Inteligencia del Senado le ha entregado una citación para acudir a testificar, una comparecencia que en ese caso se celebraría a puerta cerrada.

Cohen, que entrará en la cárcel en marzo, prometió una narración “completa y detallada” de su trabajo para Trump. La vez anterior que habló ante las cámaras mintió sobre ese trabajo, uno de los cargos que le imputó Mueller. En concreto, dijo que las negociaciones con Rusia para construir una torre Trump en Moscú concluyeron en enero de 2016 cuando en realidad continuaron al menos hasta junio de ese año, cuando Trump ya tenía prácticamente asegurada la nominación presidencial del Partido Republicano. Precisamente mintió ante el comité del Senado que ahora le ha citado para que pueda corregir la declaración. 

Trump, que lleva meses atacando a Cohen y llegó a llamarte “rata”, recientemente sugirió en un tuit y una entrevista con Fox que habría que investigar al suegro de su antiguo abogado. El presidente no detalló por qué supuestos crímenes. Los demócratas han denunciado los ataques de Trump como “tácticas de manual de mafia” de intimidación.