Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Erdogan viaja a Moscú para convencer a Putin de la necesidad de una zona de seguridad en el norte de Siria

El Kremlin advierte de que la situación en la bolsa de Idleb se está deteriorando debido a la presencia de radicales

Marc Marginedas

Erdogan y Putin, el 23 de enero del 2019 en el Kremlin de Moscú.

Erdogan y Putin, el 23 de enero del 2019 en el Kremlin de Moscú. / Alexander NEMENOV (AFP)

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se encuentra en Moscú para entrevistarse con su homólogo ruso, Vladímir Putin, y debatir la creación de una "zona de seguridad" en el norte de Siria con el fin de impedir la existencia de una "autonomía kurda" en el estado vecino, una idea que desde Washington apoya el presidente norteamericano, Donald Trump.

Lo más probable es que el líder del Kremlin rechace las pretensiones del líder turco, que también cuentan con la oposición de las milicias kurdas. Por diferentes razones. Moscú defiende que el régimen sirio recupere el control sobre la totalidad del territorio sirio, mientras que los kurdos temen una ofensiva militar terrestre del Ejército de Ankara. 

Moscú alza el tono

Coincidiendo con la visita de Erdogan, Moscú ha alzado el tono frente a su socio turco. La portavoz del Ministerior de Exteriores, Maria Zajárova ha denunciado que el la bolsa de Idleb, el último enclave de Siria en manos rebeldes, son los grupos yihadistas quienes dictan su ley. "El territorio están prácticamente bajo el control de Tahrir al Sham", ha destacado.

El anuncio de la retirada estadounidense de Siria ha agitado el conflicto. Las tropas de EEUU se hallan desplegadas en el norte junto a las milicias kurdas, y aunque el presidente Donald Trump ha proclamado dicha salida a bombo y platillo, ésta está muy lejos de materializarse. Washington no parece tener prisa y "no ha dado pasos concretos" en esa dirección, sostiene Zajárova, una inquietud que ya realizó en su día el propio Putin.