Ir a contenido

SECRETO NORCOREANO

Descubierta una base de misiles secreta en Corea del Norte

La noticia da a conocer antes de la segunda cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump

Adrián Foncillas

Kim Jong-un, antes del discurso de Año Nuevo del 2019.

Kim Jong-un, antes del discurso de Año Nuevo del 2019. / AFP

Fotografías de satélite han mostrado lo que parecen unas instalaciones para lanzamientos de misiles en Corea del Norte cuya existencia no había sido revelada por el régimen. La noticia llega cuando la diplomacia engrasa la segunda cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump y debería recordar a Washington por qué fracasó Singapur.

La base de Sino-ri está a unos 200 kilómetros al norte de la Zona Desmilitarizada y ocupa 18 kilómetros cuadrados, según el 'think tank' estadounidense Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS, por sus siglas inglesas). Sirve de almacén para los misiles Norong, cuyo medio alcance los faculta para ataques nucleares y convencionales a Corea del Sur, Japón o la base estadounidense en la isla de Guam. También habría sido utilizado para el desarrollo de los misiles Pakkuksong-2, probados por primera vez tras la victoria electoral de Trump en diciembre de 2017. Las imágenes tomadas el mes pasado muestran la entrada a un búnker subterráneo, refugios reforzados y una sede central, según el informe. El Ejército surcoreano ha desvelado hoy que ha estado supervisando la actividad en Sino-ri y otras supuestas instalaciones militares secretas.

Asegura el CSIS que es sólo una de los aproximadamente veinte centros del programa nuclear y misilístico norcoreano que no han sido declarados. El 'think tank' dice haber identificado ya 13. No es un 'think tank' cualquiera: el informe viene firmado por Victor Chauno de los más sólidos expertos en Corea del Norte. Había sido designado como embajador estadounidense en Seúl pero Trump lo impidió en el último minuto porque Cha mostró ciertas reticencias a borrar a Corea del Norte del mapa en aquellos días de máxima tensión.

Fracaso en Singapur

"Los norcoreanos no van a negociar sobre las cosas que no han desvelado. Parece que están jugando. Ellos aún dispondrán de capacidad operativa incluso si destruyen todas las instalaciones nucleares declaradas”, advierte Cha. La cuestión devuelve a la fracasada cumbre bilateral del pasado año en Singapur. El triunfalismo de Trump chocó con un acuerdo con la fortaleza del papel de fumar mojado: no contemplaba la entrega de un listado pormenorizado de las armas e instalaciones nucleares norcoreanas, ni la fiscalización del desarme por inspectores internacionales, ni un calendario con plazos concretos.

Los expertos han subrayado una evidencia: no se puede negociar sobre lo desconocido. Pionyang ha multiplicado sus gestos de buena voluntad y desmantelado algunas de los centros más icónicos de su programa nuclear pero no se desnudará completamente sin las garantías de seguridad que Estados Unidos está aún lejos de darle. La entrega de un listado de las instalaciones nucleares se entendía como imprescindible en Singapur y lo volverá a ser en Hanoi, donde presumiblemente se celebrará la segunda cumbre a finales de febrero.

Las conversaciones para enmarcar el diálogo van bien, aseguran los diplomáticos implicados. Trump insistió este fin de semana en su optimismo. "Kim Jong-un la espera con ganas y yo también. Hemos conseguido grandes progresos en el tema de la desnuclearización", afirmó.