Ir a contenido

Conflictos armados

Un grupo ligado a Al Qaeda mata a 10 cascos azules en Mali

Las víctimas mortales son chadianos y los asaltantes afirman que el ataque es una respuesta a la visita del prime ministro israelí, Benyamin Netanyahu, al Chad

El Periódico

Los repetidos abusos sexuales cometidos por personal de la ONU, sobre todo cascos azules desplegados en países africanos, generaron en los últimos años un gran escándalo para la organización.

Los repetidos abusos sexuales cometidos por personal de la ONU, sobre todo cascos azules desplegados en países africanos, generaron en los últimos años un gran escándalo para la organización. / El Periódico

Diez "cascos azules" chadianos murieron este domingo y al menos 25 resultaron heridos en un ataque terrorista en el norte de Mali, según las últimas cifras de la ONU. En su primer balance provisional, la Misión de la ONU en Mali (Minusma) había informado de 8 muertos y de varios heridos. El grupo armado Nisrat al-Islam Muslimeen, ligado a Al Qaeda, ha reivindicado el asalto, y ha dicho que es como respuesta a la reactivación de las relaciones entre Israel y el Chad. El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, hizo un visita relámpago este Sábado a Yamena, donde se entrevistó con el presidente chadiano Idriss Déby.

A través de su portavoz, el jefe de Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado contundentemente el ataque llevado a cabo contra una base de la Minusma y ha trasladado sus condolencias al Gobierno de Chad y a las familias y seres queridos de los fallecidos.

Los miembros del Consejo de Seguridad han emitido un comunicado de rechazo enérgico al atentado y ha conminado al Gobierno de Mali a abrir una investigación para llevar a los responsables antes la justicia, pues considera que los ataques contra el personal de mantenimiento de la paz pueden constituir crímenes de guerra en virtud del derecho internacional.

Además, Guterres ha hecho un llamamiento a las autoridades malienses y a los grupos armados que firmaron la paz con el Gobierno a trabajar para identificar a los responsables para que puedan ser llevados ante la Justicia cuanto antes. El secretario general de la ONU ha recordado que los ataques contra "cascos azules" de la organización pueden constituir crímenes de guerra bajo la legislación internacional y ha dejado claro que este tipo de acciones no harán a Naciones Unidas reducir sus esfuerzos para estabilizar Mali.

"Ataque complejo"

Según la Minusma, el atentado contra su base en Aguelhok fue un "ataque complejo" llevado a cabo por numerosos terroristas llegados por sorpresa a bordo de varios vehículos armados.

Guterres ha explicado que los "cascos azules" respondieron con firmeza y mataron a varios de los atacantes.

De todas las misiones de paz de la ONU en el mundo, la Minusma es la más mortífera desde su creación en 2012: en 2017 el número de muertos fue de 21 cascos azules.

Además de la Minusma, los distintos grupos terroristas en Mali atacan con frecuencia a las fuerzas armadas de su país, y todo ello se superpone con crecientes conflictos armados entre grupos por tensiones étnicas o por el control de la tierra.