Ir a contenido

Tragedia en Hidalgo

Se eleva a 73 la cifra de muertos tras explosión de un ducto de gasolina en México

Las víctimas se llevaban con bidones el combustible estancado tras una fuga en un conducto de la empresa Petróleos Mexicanos

El Periódico

Expertos forenses registran la zona cerca de una toma clandestina de gasolina de Petroleos Mexicanos (Pemex).

Expertos forenses registran la zona cerca de una toma clandestina de gasolina de Petroleos Mexicanos (Pemex). / EFE

La cifra de muertos en la explosión durante el robo de gasolina en un oleoducto en Tlahuelilpan, en el estado mexicano de Hidalgo, aumentó en las últimas horas de 67 a 73 personas tras el hallazgo de nuevos cadáveres en el lugar del accidente y la muerte de heridos hospitalizados.

"Al corte de hoy sábado 19 de enero a las 17.00 horas (23.00 GMT). El conteo es ya de 73 personas fallecidas", informó en rueda de prensa el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, desde Palacio Nacional.

Acompañado del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, Fayad detalló que el saldo aumentó tras encontrar cuerpos en la zona cero del suceso y por la muerte de otras personas ya hospitalizadas.

"Lamento mucho la grave situación que se padece en Tlahuelilpan por la explosión de un conducto. Estoy en Aguascalientes y, desde que el director de Pemex y el secretario de la Defensa me informaron, di instrucciones para que se controle el fuego y se atienda a las víctimas", escribió el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en un mensaje de Twitter.

Al estallar, el combustible creó una especie de barrera de fuego donde se encontraban la práctica mayoría de personas fallecidas. 

A través de un comunicado, la empresa Pemex informó de que personal especializado, en coordinación con autoridades de todos los niveles, atendían el incendio en el conducto Tuxpan-Tula, en el kilómetros 226 en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, donde se trasladó el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo.

Sabotaje persistente

El accidente ocurrió en un momento en el que varios estados mexicanos continúan con problemas de desabastecimiento de combustibles dos semanas después del inicio de la crisis debido al persistente sabotaje de conductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), que impide un restablecimiento total del suministro y que llevó al Ejecutivo a reforzar la seguridad en la zona.

Desde hace 15 días, una decena de estados padecen escasez de combustible por un cambio en el modelo de suministro de Pemex, pues en lugar de conductos se usan pipas (camiones cisterna) para acabar con el multimillonario robo de hidrocarburos que en 2018 ocasionó pérdidas de unos 65.000 millones de pesos (3.003 millones de euros).

Pemex hizo un llamamiento a la ciudadanía a seguir instrucciones de las autoridades.