Ir a contenido

GUERRA EN EUROPA DEL ESTE

Rusia autoriza observadores alemanes y franceses en el estrecho de Kerch

Los especialistas comprobarán y se cerciorarán de que Moscú permite la libre navegación en el paso marítimo hacia el mar de Azov

Marc Marginedas

Vladimir Putin en el estrecho de Kerch en marzo del 2016.

Vladimir Putin en el estrecho de Kerch en marzo del 2016. / REUTERS / MIKHAIL KLIMENTYEV

Paso adelante para resolver la crisis del estrecho de Kerch entre Rusia Ucrania. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha anunciado el visto bueno de su país al despliegue de observadores alemanes franceses en la zona que certificarán que Moscú permite la libre navegación en el paso marítimo, único acceso al mar de Azov.  

En una rueda de prensa conjunta con su homólogo alemán, Heiko Maas, el jefe de la diplomacia rusa informó de que la cancillera alemana, Angela Merkel, había propuesto "al presidente (Vladímir) Putin permitir que especialistas alemanes viajaran a la zona del estrecho de Kerch y observaran cómo se realiza el tránsito". "Y el presidente aceptó", ha concluido Lavrov. También se unirán al grupo especialistas franceses, el segundo país de la Unión Europea que forma parte del denominado Cuarteto de Normandía, encargado de hallar una solución negociada al conflicto bélico en el este de Ucrania.   

Se reduce la tensión

La tensión, que se disparó en diciembre a raíz del apresamiento, por parte de patrulleras rusas, de una flotilla ucraniana que pretendía unirse al dispositivo naval de Kiev en el mar de Azov, se ha reducido considerablemente en las últimas semanas. El Gobierno de Kiev no ha denunciado últimamente ningún impedimento a la libre navegación, en contraste con lo que empezó a suceder a partir de la primavera, tras la inaguracion del puente de Kerch, que une la región rusa de Stavropol con la península de Crimea anexionada por el Kremlin. Rusia retenía durante días los buques que se dirigían a los puertos ucranianos de Kerch y Berdyansk, mientras permitía un rápido paso a los barcos hacia sus puertos.

Queda aún por resolver la suerte de los 24 marineros ucranianos capturados durante el apresamiento y encarcelados en una prisión moscovita. Fueron presentados ante la justicia rusa y acusados formalmente de cruce ilegal de fronteras, un delito que se castiga con hasta seis años de prisión. En estos momentos se encuentran encerrados en una prisión de Moscú a la espera de juicio.          

  

Temas: Rusia Ucrania