Ir a contenido

"Papás, quiero ser espía"

Alemania inaugura su primera programa de estudios sobre inteligencia y espionaje en el que participarán 35 miembros del Ejército y de los servicios secretos

Carles Planas Bou

Universidad del Ejército en Neubiberg (Alemania).

Universidad del Ejército en Neubiberg (Alemania).

Trajes impecables, una alocada vida mujeriega y un arsenal de artilugios imposibles como arma mortal. Mitos de la cultura pop como James Bond han creado un imaginario colectivo que lleva a asociar el espionaje con el glamour de Pierce Brosnan o la explosividad de Daniel Craig. Sin embargo, fuera de la pantalla, esos personajes deberían sentarse en un pupitre y estudiar los detalles de una profesión fría, silenciosa y solitaria.

Desde esta semana eso es ya una realidad en Alemania. Este pasado lunes la potencia económica europea inauguró sus primeros estudios para futuros espías, una formación en “Inteligencia y Seguridad”, que se da en la Universidad del Ejército en Neubiberg y en el Colegio Federal de Administración Pública de Haar, ambas ubicadas en Múnich, al sur del país. “Hace cuatro años la cancillería nos pidió unir fuerzas en un curso académico único para educar a la comunidad de la inteligencia alemana”, explica a ‘El Periódico’ el profesor Uwe M. Borghoff, vicepresidente de esta institución y coordinador del curso.

Unir la inteligencia

Sin embargo, este no es un curso para cualquier estudiante. Los 35 alumnos que forman parte de estos selectos estudios de dos años de duración son miembros del Bundeswehr, el ejército federal alemán, que ya trabajan para una de las agencias de los servicios secretos del país. En estos, se especializarán en el análisis científico de los datos de inteligencia, según explicó el comisario del gobierno para los servicios secretos, el secretario de Estado Johannes Geismann.

La exclusividad de estos estudios queda patente con sus promotores. La iniciativa está impulsada por la cancillería que encabeza Angela Merkel y por los ministerios de Defensa e Interior. Eso permitirá que el personal de los servicios de inteligencia federales y los del ejército trabajen codo a codo. Fuera de ese curso, la Universidad de las Fuerzas Armadas alemanas seguirá impartiendo clases sobre análisis de Big Data, política internacional y ciberseguridad.

Brecha de seguridad

Aún así, el programa también servirá para formar a empleados del gobierno, parlamentarios y miembros de las policía federal y regional que trabajen en el campo de la seguridad y la inteligencia. La primera parte del programa se realizará en Múnich y la segunda en Berlín, donde los alumnos decidirán si especializarse en materia de defensa o seguridad digital.

“Este curso nos permitirá confrontar temas como los recientes problemas de ciberseguridad o el auge de noticias falsas y discutir científicamente la manipulación de los dados con fines políticos”, añade Borghoff. El 4 de enero un joven de 20 años consiguió desmontar parte del aparato de seguridad nacional para filtrar datos personales de cientos de políticos y personalidades públicas del país, incluida la canciller Merkel.

Aunque para Alemania estos estudios académicos son una novedad, en otras potencias como los Estados Unidos, Francia o el Reino Unido se realizan desde hace tiempo. Lejos de los estereotipos de 007, Berlín se suma ahora a una mayor coordinación de sus servicios de inteligencia.