Ir a contenido

PROTESTA

Una huelga paraliza los aeropuertos de Alemania

Hasta 220.000 pasajeros se verán afectados por las restricciones en el personal de seguridad de ocho aeropuertos, que reclaman una mejora salarial por sus servicios

Carles Planas Bou

Personal de seguridad en el aeropuerto de Fráncfort.

Personal de seguridad en el aeropuerto de Fráncfort. / AFP / SILAS STEIN

El tráfico aéreo alemán se paralizará durante unas horas. Tras semanas de negociaciones fallidas, este lunes por la noche empezó una huelga de advertencia en hasta ocho destacados aeropuertos del país. La falta de un acuerdo que mejore sus condiciones salariales ha llevado al personal de seguridad a iniciar un paro laboral que, según apunta la asociación aeroportuaria ADV, afectará a hasta 220.000 pasajeros.

La huelga ha afectado de golpe al aeropuerto de Fráncfort del Meno, el mayor centro de operaciones alemán y capital financiera del país. Como precaución, se cancelaron hasta 470 despegues y aterrizajes únicamente en este punto. “Pedimos a todos los pasajeros que deseen volar desde Fráncfort que no se dirijan al aeropuerto”, reza la página web de la compañía de transporte Fraport. El paro se alargará aquí hasta las 20 horas de este martes.

Este frenazo de advertencia también afecta hoy a los aeropuertos de otras destacadas regiones del país como Hamburgo, Hannover, Bremen, Leipzig, Erfurt, Dresde y Múnich. Aunque en el centro de la capital bávara los servicios de seguridad dependen de la empresa estatal SGM hasta 150 de sus empleados han optado por apoyar esta huelga que durará a penas 24 horas.

MEJORAS LABORALES

Con esta huelga el personal de seguridad de varios aeropuertos alemanes pretende que se vea su poder de presión y que sindicatos y empresa lleguen a un acuerdo que mejore sus derechos laborales.

El sindicato Verdi exige un aumento del sueldo hasta los 20 euros brutos por hora para los empleados de los aeropuertos que trabajan en el control de pasajeros y de mercancías. La mejora beneficiaría a hasta 23.000 personas. Los salarios actuales basculan desde los 11,30 euros a los 17,16 euros brutos por hora dependiendo del estado federal en que se produzcan así como de la actividad, algo que consideran insuficiente.

El próximo 23 de enero sindicatos y la Asociación Federal de Empresas de Seguridad Aérea (BDLS) volverán a sentarse en la mesa de negociaciones para intentar llegar a un acuerdo que satisfaga ambas partes.