Ir a contenido

Tensiones diplomáticas

Trump amenaza con "devastar económicamente" a Turquía si ataca a los kurdos

Ankara responde afirmando que no se dejará intimidar por las amenazas estadounidenses

Ricardo Mir de Francia

El president de Turquía, Recep Tayyib Erdogan, izquierda, y de EEUU, Donald Trump.

El president de Turquía, Recep Tayyib Erdogan, izquierda, y de EEUU, Donald Trump. / AFP / ADEM ALTAN Y SAUL LOEB

Donald Trump ha amenazado con imponer sanciones draconianas contra Turquía si el régimen de Recep Tayyip Erdogan ataca a las fuerzas kurdas en Siria cuando los soldados estadounidenses completen su retirada del país árabe en los próximos meses. La advertencia del líder estadounidense parece responder al aluvión de críticas recibidas por su Administración tras anunciar a finales de diciembre la retirada de Siria, un plan que muchos describieron como “una traición” a las milicias kurdas, a las que Washington ha utilizado como subcontrata en la guerra contra el Estado Islámico. Las palabras de Trump llegan en plena ofensiva diplomática de su secretario de Estado, Mike Pompeo, quien lleva varios días en la región tratando de negociar salvaguardas para sus aliados kurdos. 

“Empezamos la largamente aplazada retirada de Siria mientras seguimos golpeando fuerte el poco territorio que le queda al califato del Estado Islámico”, escribió el presidente en las redes sociales. “Volveremos a atacarles desde las bases cercanas si se reforman. Devastaremos a Turquía económicamente si atacan a los kurdos”. Trump propuso la creación de una zona de seguridad de 20 millas en la frontera entre Siria y Turquía  y pidió también a sus aliados que se abstengan de provocar a Ankara. 

Ankara considera que las milicias kurdas respaldadas por Washington son una prolongación del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla independentista con la que mantiene una cruenta guerra desde hace décadas. Tanto EE UU como Turquía han declarado al PKK "grupo terrorista" y Washington teme que, en cuanto sus 2.000 militares se retiren de Siria, Erdogan lance una ofensiva contra los kurdos en el noroeste del país. “Tendrán que preguntarle al presidente”, dijo Pompeo para explicar las amenazas de Trump. “Hemos aplicado sanciones económicas en muchos sitios, así que asumo que hablaba en esos mismos términos”. 

Viejos aliados

Washington y Ankara son viejos aliados en la OTAN, pero sus relaciones han sufrido constantes altibajos en los últimos tiempos. La Casa Blanca sancionó el año pasado a dos ministros de Erdogan y redobló los aranceles a la metalurgia turca como medida de presión para que Turquía liberara a un pastor estadounidense encarcelado en el país. La crisis diplomática hundió temporalmente la lira turca, antes de que el Gobierno de Ankara aceptara las demandas estadounidenses y liberase al pastor Andrew Brunson.

Turquía ha respondido esta vez afirmando que no se dejará intimidar por las amenazas estadounidenses. “Hemos dicho una y otra vez que no nos asustan y no nos dejaremos intimidar por las amenazas”, afirmó el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu. El canciller subrayó que su país no se opone en principio a la creación de una zona de seguridad en la frontera con Siria, pero pidió a la Casa Blanca que negocie a través de los cauces oficiales en lugar de lanzar amenazas en Twitter.