Ir a contenido

CRISIS POLÍTICA EN EUROPA

La UE intenta ayudar a May pero sin modificar el acuerdo del 'brexit'

Los presidentes de la Comisión y el Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, envían a la primera ministra británica una carta aclaratoria

Silvia Martinez

Theresa May y Jean-Claude Juncker, en Bruselas.

Theresa May y Jean-Claude Juncker, en Bruselas. / REUTERS / Yves Herman

A escasas horas de que el Parlamento británico vote por fin el texto del acuerdo de divorcio, la Unión Europea vuelve a mover ficha para intentar ayudar a Theresa May a contener a los euroescépticos más radicales de Westminster y sacar adelante el pacto del ‘brexit’, pero sin tocar ni una coma del texto cerrado en diciembre pasado por los equipos negociadores de Londres y Bruselas.

En una extensa carta remitida por los presidentes de la Comisión y del Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, ambos dirigentes vuelven a ofrecer aclaraciones sobre el mecanismo de salvaguarda diseñado para evitar el regreso de una frontera ‘dura’ entre Irlanda e Irlanda del norte y que tantas resistencias genera al otro lado del Canal de la Mancha. “Como sabe, no estamos en posición de aceptar nada que cambie o sea incoherente con el Acuerdo de Retirada pero para facilitar los siguientes pasos estamos encantados de confirmar nuestra interpretación”, explican en la misiva.

Y lo primero que reafirman es la voluntad europea de negociar con celeridad un nuevo acuerdo comercial, para el 31 de diciembre del 2020, que haga innecesario activar la red de seguridad para Irlanda. “La Comisión puede confirmar que, como el Reino Unido, la UE no desea que la salvaguarda entre en vigor”, insisten. Pero si al final es necesario activar el mecanismo será solo “temporal”, durante el tiempo “estrictamente necesario”, hasta que sea reemplazado por un acuerdo posterior que asegure que se evita una frontera dura en la isla.

Unión aduanera

El texto no pone fecha tope, como pretendían en Londres para evitar quedar atrapados en la unión aduanera, y se limita a poner por escrito el mismo compromiso político, pero tanto Tusk como Juncker aclaran, por si hubiera dudas, de que las promesas puestas por escrito en la pasada cumbre de diciembre –tanto en el acuerdo de divorcio como en la declaración política sobre la futura relación- tienen valor legal y comprometen a la UE de manera más solemne.

Además, insisten en que el objetivo en Bruselas es lograr un acuerdo sobre la futura relación antes de que concluya el periodo transitorio. Si para entontes no hubiera concluido el periodo de ratificación, la Comisión se compromete a proponer la aplicación provisional de partes relevantes de la relación futura. La carta también deja claro que si Londres y Bruselas consideran que es necesario prolongar el periodo transitorio para seguir negociando sobre la futura relación habrá más tiempo para ello.