Ir a contenido

Promueve el muro

La visita de Donald Trump a la frontera pasa desapercibida para México

A pesar de que es un tema que afecta y preocupa al gobierno mexicano, la gira que hizo el mandatario estadounidense no tuvo ningún efecto en su país vecino

El Periódico

El presidente Trump pasea en el lado estadounidense de la frontera, en McAllen, Texas.

El presidente Trump pasea en el lado estadounidense de la frontera, en McAllen, Texas. / Evan Vucci (AP)

Ni movilizaciones de rechazo ni altos funcionarios ni alguna atención especial, México ha reaccionado con desinterés ante la visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la ciudad fronteriza de McAllen (Texas), donde ha estado  promoviendo la construcción del muro fronterizo.

La visita de Trump ha provocado escasas reacciones en la ciudad de Reynosa, en el estado mexicano de Tamaulipas, frontera con Texas. Aunque se esperaban manifestaciones a ambos lados de la frontera, la presencia Trump apenas ha atraído el interés de los grupos defensores de los migrantes que acostumbran a movilizarse con frecuencia.

El mismo desinterés ha sido expresado oficialmente por el gobierno mexicano, ya que el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha calificado de "asunto interno" la disputa entre republicanos y demócratas sobre el muro fronterizo, así como las últimas declaraciones de Trump. "No vamos a responder a planteamientos que se generan por la situación interna en Estados Unidos", ha declarado el mandatario y ha recordado que para México la "problemática migratoria" se resuelve atendiendo "las causas".

Protestas de los pocos que se acercaron

"Los muros dividen países y ya son políticas retrógradas, ya ha habido muros en otros tiempos y han sido derribados", ha aseverado Fortino López Balcázar, presidente de la Asociación Internacional de Derechos Humanos, quien encabezó una manifestación cerca del Puente Internacional Reynosa-Hidalgo con unas 20 personas.

"La migración seguirá existiendo y los migrantes van a cruzar a Estados Unidos con muro y sin muro", ha añadido el activista, quien asegura que Estados Unidos tiene que buscar otras formas para solucionar el problema migratorio. Los manifestantes en su mayoría centroamericanos desplegaron carteles con mensajes como "No al muro", "El muro es un delirio de Trump", "Los migrantes no somos delicnuentes" y "Trump es igual que Hitler", entre otros.

México no pagará el muro

La diputada local del derechista Partido Acción Nacional (PAN) Nohemí Alemán ha recordado que Trump "está en todo su derecho de trabajar e instalar este muro fronterizo" pero los mexicanos no tienen por qué pagar esa barrera. "Si ellos (Estados Unidos) quieren esa protección para su país la tienen que pagar con su presupuesto porque los mexicanos no vamos a pagar ni un peso", ha apuntado.

Durante su campaña presidencial y ya como primer mandatario de Estados Unidos, Trump ha insistido en la construcción de un muro para contener el paso de los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos. La legisladora ha explicado que si la idea de Trump con el muro es evitar que entre más gente a los EEUU, "esa no es la solución, no porque haya un muro la gente va dejar de cruzar (...) la migración siempre va existir y con un muro no lo va a detener".

Sigue con la crisis humanitaria

En McAllen, Trump se ha reunido con las autoridades de seguridad y migración para conocer de primera mano la situación en la zona. El mandatario ha reiterado la necesidad del muro fronterizo ante la "crisis humanitaria" que a su juicio existe. En un mensaje a la nación, Trump ha asegurado que la situación en la frontera con México es una "crisis creciente", a pesar de que el número de detenciones se han reducido drásticamente en las últimas dos décadas.

La retórica contra la inmigración ilegal de Trump ha tenido efecto en su primer año de mandato, en 2017, cuando unas 310.000 personas fueron arrestadas por cruzar ilegalmente la frontera. En los dos últimos meses se ha producido una crisis migratoria cuando unos 9.000 centroamericanos, en su mayoría hondureños, se organizaron en distintas caravanas para llegar a la ciudad mexicana de Tijuana.

Medios estadounidenses especulan con la posibilidad de que Trump declare una emergencia nacional, lo que le permitiría utilizar fondos militares en la construcción del muro. Por otro lado, Trump canceló su participación en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, por la crisis política en el país que ha provocado el cierre parcial de la Administración federal.

La suspensión del viaje se produce cuando se cumple el vigésimo día de cierre parcial de la Administración ante su insistencia de que el Congreso apruebe fondos para la construcción del polémico muro con México, y la oposición frontal de los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes.