Ir a contenido

Aislados del mundo

Miles de niños desplazados en Siria viven en una situación de alerta máxima

El crudo invierno y las bajas temperaturas, el aumento de enfermedades y las condiciones insalubres que prevalecen en los refugios aumentan los riesgos

El Periódico

Una nina siria juega con la nieve en el exterior de su tienda de campana en el campo de refugiados sirios Qab Elias en el valle de Bekaa  al este de Libano EFE  Wael Hamzeh

Una nina siria juega con la nieve en el exterior de su tienda de campana en el campo de refugiados sirios Qab Elias en el valle de Bekaa  al este de Libano EFE  Wael Hamzeh / EPA

La oenegé Save the Children ha advertido de que al menos 11.000 niños sirios enfrentan una situación desesperada este invierno, debido a que repentinas inundaciones en los campamentos de desplazados en la provincia de Idlib, noroeste de Siria, han empeorado las graves condiciones en que viven.

La organización ha indicado que las condiciones “son miserables y peligrosas para miles de niños que viven en tiendas de campañas endebles y en inmuebles a medio construir, sin ventanas ni puertas”, por lo que ha pedido apoyo urgente para salvar a los menores expuestos a enfermedades y bajas temperaturas.

En un reporte, Save the Children ha remarcado que los informes sobre enfermedades están aumentando y las familias en las zonas más afectadas están quedando aisladas del mundo exterior, incapaces de salir de los campamentos para acceder a los centros de salud.

Aislados y enfermos

Además, enfrentan mayores riesgos de morir por congelamiento en este invierno, ya que 1.5 millones de personas fueron desplazadas en el último año, por lo que el refugio, las mantas y el combustible para calefacción escasean en los campamentos, puntualizó.

La oenegé ha emfatizado que el aumento de la violencia entre los grupos armados en las últimas semanas ha complicado los esfuerzos de socorro en algunas áreas, incluida la distribución de tiendas de campaña y mantas a las familias que están sin refugio a temperaturas por debajo de los cero grados.

El informe cita testimonios de niños desplazados que relatan las condiciones en los campamentos, algunos de los cuales describen que duermen en el suelo, que sufren mucho frío por las noches, y que cuando llegaron las inundaciones debieron llevar, con sus propios recursos, sus tiendas a tierras más altas.

“Las condiciones en campamentos y asentamientos donde viven los niños son miserables, sufren temperaturas bajo cero con la protección más básica”, lamentó la directora de Respuesta de Save the Children, Sonia Khush, ha aseverado que los niños desnutridos y los jóvenes son más vulnerables a las enfermedades.

El informe narra que los desplazados a menudo sufren enfermedades que florecen en condiciones de vida sucias y abarrotadas, como infecciones de oídos, ojos y vías respiratorias, aunque también de anemia debido a que los niños y las mujeres embarazadas no tienen acceso a alimentos nutritivos.

Piden frenar la violencia

El conflicto en Siria, que comenzó en marzo de 2011, ha obligado a un gran número de personas a huir hacia y dentro de Idlib, provincia que tiene una de las concentraciones más densas de desplazados internos en el mundo, con 317 campamentos y refugios.

Por ello resulta preocupante el reciente aumento de la violencia en Idlib, pues ha tenido un impacto inmediato en los más vulnerables, dijo la organización y resaltó en ese sentido la importancia de la zona desmilitarizada establecida por Rusia y Turquía en 2018, que ha impedido una gran ofensiva militar.

“Es vital que ese acuerdo se aplique completamente. Cualquier escalada en el conflicto llevará a que miles de familias más se vean obligadas a huir”, ha apuntado Khush y ha destacado que los niños están “aterrorizados ante la perspectiva de más violencia y desplazamiento”.

“Necesitamos urgentemente ampliar el apoyo para salvar la vida de niños y familias que enfrentan un duro invierno en Idlib y en otras partes de Siria”, y ha pedido a las partes en conflicto que trabajen juntas para alcanzar una solución negociada a la crisis que evite que más niños en esa provincia sufran más.