Ir a contenido

DECISIÓN POLÉMICA

EEUU empieza la retirada de tropas de Siria

El portavoz de la coalición aliada contra el Estado Islámico señala que se ha iniciado el proceso de salida de las fuerzas estadounidenses

Ana Alba

Un soldado de EEUU saluda desde un vehículo blindado en una carretera que conduce a la ciudad de Manbij, al norte de Siria. 

Un soldado de EEUU saluda desde un vehículo blindado en una carretera que conduce a la ciudad de Manbij, al norte de Siria.  / HUSSEIN MALLA (AP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha empezado a hacer realidad el anuncio de retirada de Siria con el que sorprendió a sus aliados antes de Navidad. El coronel Sean Ryan, portavoz de la coalición militar liderada por Washington contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), ha afirmado en un comunicado que se ha iniciado "el proceso de nuestra retirada deliberada de Siria". 

Por motivos de seguridad, Ryan no ha detallado el tiempo que llevará la retirada total, las fases que tendrá, ni los lugares de donde empezarán a salir los soldados. 

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), oenegé siria con sede en Londres y una red de activistas en Siria, ha señalado que fuentes de la provincia de Hasakah, en el noreste del país, explicaron que la retirada comenzó el jueves por la noche con la salida de unos 150 soldados, una decena de blindados y algunos camiones de una base militar en la ciudad de Rmeilan, en dirección a Irak.

El OSDH difundió un vídeo en el aparecen algunos camiones que se estarían retirando por la carretera de Kobane, una ciudad muy cercana a la frontera con Turquía, escenario de una de las primeras batallas importantes de la coalición contra el EI. La veracidad de las imágenes no se puede confirmar.

Advertencias turcas

El inicio de la retirada se produjo un día después de que el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Çavuşoğlu, advirtiera que Ankara podría lanzar una operación militar en el norte de Siria contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG en sus siglas en kurdo), la milicia kurda aliada de Washington, incluso sin haberse retirado las fuerzas estadounidenses.

En una entrevista con la emisora NTV, Çavuşoğlu indicó que no es realista esperar que EEUU recupere por completo las armas que entregó a las YPG, que Ankara considera un "grupo terrorista".

Los aliados de Washington en Siria, las Fuerzas de Siria Democráticas (FSD), una alianza liderada por milicias kurdas, aseguraron que el anuncio de retirada de Trump les pilló por sorpresa. La Casa Blanca no los había advertido. Los estadounidenses combaten junto a ellas en una ofensiva concentrada ahora en un grupo de poblaciones cerca de la frontera iraquí, en el último reducto del EI.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, abordó el tema de la retirada en el discurso que pronunció en El Cairo. Pompeo se esforzó para hacer creer a sus aliados que la voluntad de Washington de eliminar por completo al EI y echar a Irán de Siria sigue inalterable, pero los aliados tiemblan.

"Usaremos la diplomacia y trabajaremos con nuestros socios para expulsar hasta la última bota iraní (de territorio sirio), y trabajaremos a través del proceso dirigido por la ONU para llevar la paz y la estabilidad al pueblo sirio que tanto sufre (…) Esto no es un cambio de misión", insistió Pompeo.

Lucha por el control de territorios

No obstante, la semana pasada, Trump dijo tras una reunión de gabinete en la Casa Blanca que "Irán, francamente puede hacer lo que quiera allí (Siria)".

Cuando el presidente anunció el pasado 19 de diciembre que iba a repatriar a los 2.000 soldados estadounidenses desplegados en Siria, surgieron los miedos de que se arruinaran los esfuerzos invertidos en derrotar a los remanentes del EI en Siria y comenzó una lucha por el control de las áreas que abandonarán los estadounidenses.

La retirada es la culminación de las críticas de Trump sobre el papel de su país en guerras externas. En diversas ocasiones, expresó su deseo de que las fuerzas regresaran a casa.

Esta vez ha dicho que lo harán “lentamente” y su consejero de seguridad nacional, John Bolton, afirmó el domingo pasado que la retirada americana de Siria dependía de la derrota de las últimas bolsas de resistencia de los yihadistas del EI y de que Turquía garantizara que no atacará a las fuerzas kurdas.

Desplante de Erdogan

Pero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dejó claro con su desplante a Bolton el miércoles pasado que no está de acuerdo con estos términos. El líder turco se negó a recibirlo después de que Bolton insistiera en que EEUU quiere garantías de que los turcos no tocarán a los kurdos. “No es posible tragarnos el mensaje de Bolton”, subrayó Erdogan. 

Un portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de EEUU, Garrett Marquis, indicó que Bolton entregó a Ankara unos principios para la retirada de EEUU que incluyen no tocar a las fuerzas que han luchado con los americanos. 

A pesar de los primeros movimientos de salida de EEUU, el Ministerio de Exteriores ruso dice tener la impresión de que Washington quiere quedarse en Siria, según ha informado hoy la agencia rusa RIA Nóvosti.

Los kurdos esperan apoyo de Rusia

Las fuerzas kurdas que han combatido junto a las estadounidenses para acabar con la presencia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria han vuelto su mirada hacia Rusia ante el temor de que una vez salgan del país árabe las tropas de EEUU, los turcos ataquen las zonas bajo control kurdo, tal y como ha amenazado Turquía.

Los grupos armados kurdos, encabezados por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), esperan que Moscú, aliado clave del presidente sirio, Bashar al Asad, consiga el compromiso del Gobierno sirio de llenar los vacíos de poder que deje la retirada de EEUU y que evite una incursión turca a toda costa.

Los deseos de las fuerzas kurdas parecen estar cumpliéndose porque el Kremlin ha abogado por el diálogo entre representantes kurdos y las autoridades de Damasco tras la retirada de las fuerzas estadounidenses de Siria. Rusia es partidaria de que Asad vuelva a tomar las riendas en las zonas que están en manos de los kurdos, que suponen cerca de un tercio de Siria.

"Consideramos importante que los territorios que se liberarán después de la marcha de los estadounidenses queden bajo el control del Gobierno de Siria” ha afirmado  en una rueda de prensa la portavoz del ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova. "En vista de ello cobra gran importancia el diálogo entre los kurdos (de Siria) y Damasco", añadió Zajárova.