Ir a contenido

CRISIS MIGRATORIA

Ocho países de la UE acogerán a los 49 inmigrantes que llevan tres semanas en el mar

El comisario de inmigración, Dimitris Avramopoulos, admite que no ha sido el mejor momento de Europa y hace un llamamiento a la solidaridad

La Comisión Europea insiste en que son necesarios "acuerdos temporales" para evitar tensiones y ofrecer predictibilidad en los desembarcos

Silvia Martinez

 Rescate del ’Sea Watch 3’ de 33 inmigrantes que viajaban en una patera en peligro en el Mediterráneo, el pasado sábado.

 Rescate del ’Sea Watch 3’ de 33 inmigrantes que viajaban en una patera en peligro en el Mediterráneo, el pasado sábado. / SEA WATCH (EFE)

“Seamos francos, estas últimas semanas no han sido el mejor momento para Europa. Tener a 49 personas en embarcaciones en el mar durante casi tres semanas no es precisamente lo que pretende ser la Unión Europea”, ha admitido el comisario europeo de inmigración, Dimitris Avramopoulos, afeando la actitud de los gobiernos europeos. Y es que, Bruselas y los 28 han tardado 19 días en cerrar un acuerdo para distribuir a los 33 inmigrantes rescatados durante el período navideño por la embarcación de la oenegé alemana 'Sea Watch' y los 17 del buque 'Professor Albrecht Penck'.

Pese a los llamamientos de la oenegé, ni Malta ni Italia, los dos países más cercanos al rescate, accedieron a ofrecer un puerto seguro. Finalmente, las autoridades maltesas, que ya habían permitido a los barcos entrar en sus aguas territoriales para protegerse del mal estado de la mar, han cedido tras un nuevo acuerdo ad hoc negociado con mediación europea para que los inmigrantes sean distribuidos en ocho Estados miembros: Alemania, Francia, Portugal, Irlanda, Luxemburgo, Holanda, Italia y Rumanía, que ostenta este semestre la presidencia temporal de la UE.

El comisario Avramopoulos ha explicado que no han “escatimado esfuerzos” y ha alertado de las dificultades a las que siguen enfrentándose para convencer a los gobiernos a realizar ofertas de acogida. “Es difícil convencer a los gobiernos que sean parte de nuestra propuesta y acepten inmigrantes. No ha sido fácil. Personalmente he estado en contacto con una serie de ministros”, ha relatado agradecido.

131 inmigrantes reubicados

El acuerdo también contempla la reubicación de 131 inmigrantes rescatados por los guardacostas malteses en las últimas semanas y la repatriación de 44 bangladeshís. “Esto significa que de los 249 inmigrantes que han desembarcado en Malta en los últimos días, 224 personas serán reubicadas en otros Estados miembros o devueltas a sus países de origen”, ha anunciado el primer ministro maltés, Joseph Muscat.

Malta, que condicionaba el pacto a la redistribución de todos los inmigrantes rescatados en las últimas semanas, incluidos aquellos que lo han sido por los guardacostas malteses, ha vuelto a incidir en que esto no debe servir de precedente. “Está en nuestra naturaleza asistir a aquellos con problemas pero como primer ministro no puedo eludir la responsabilidad de salvaguardar la seguridad nacional de Malta” y “este caso no debería servir como precedente”, ha subrayado Muscat, recordando que siguen asumiendo una carga mayor de la que pueden.

Un mensaje del que han hecho acuse de recibo en Bruselas. “Hay que entender hasta qué punto es complicado para una isla tan pequeña gestionar una situación tan complicada”, ha admitido pidiendo más solidaridad ante un fenómeno que va a seguir acompañando a Europa durante muchos años. En este sentido, la Comisión Europea ha vuelto a hacer un llamamiento a los 28 para que terminen de diseñar un sistema de reparto permanente que evite que cada rescate se convierta en una odisea.

Acuerdos temporales

“La UE no puede seguir fiándose de soluciones  desorganizadas, ad hoc, para resolver los desembarcos. Estamos determinados a seguir reduciendo los flujos migratorios pero tenemos que ser honestos. Seguirá habiendo inmigrantes que sigan cruzando. Necesitamos un mecanismo sostenible en marcha”, ha reclamado Avramopoulos.

En este sentido, ha abogado por “acuerdos temporales” para aliviar la presión sobre los países más afectados mientras los gobiernos continúan negociando la reforma del sistema de asilo que sigue encallando por la negativa de los países del Este a un reparto de inmigrantes. “Evitarían crear tensiones innecesarias porque desafortunadamente las hay” y “ofrecería predictibilidad cuando los inmigrantes son desembarcados en Europa”, ha explicado haciendo un llamamiento a todos los Estados miembros a participar. “Se necesita una masa crítica de países para que esto sea efectivo”.