Ir a contenido

Crisis judicial

La Fiscalía de Perú está en "emergencia" en medio de escándalos de corrupción

Luego de la presión social y política para que Pedro Chávarry dejará el cargo de fiscal, su sucesora pretende acelerar las investigaciones del caso Odebrecht

El Periódico

Newly appointed Attorney General Zoraida Avalos gives a press conference on the day she was appointed the position in Lima  Peru  The former attorney general  Pedro Chavarry  resigned earlier in the day amid accusations he hindered a corruption probe involving Brazilian construction giant Odebrecht   AP Photo Martin Mejia 

Newly appointed Attorney General Zoraida Avalos gives a press conference on the day she was appointed the position in Lima  Peru  The former attorney general  Pedro Chavarry  resigned earlier in the day amid accusations he hindered a corruption probe involving Brazilian construction giant Odebrecht   AP Photo Martin Mejia  / AP

La nueva fiscal general de Perú, Zoraida Ávalos, anunció que declarará en "emergencia" al Ministerio Público para afrontar la crisis del organismo y acelerar la investigación de grandes casos de corrupción en el país, como el escándalo Odebrecht.

"Se instruye declarar en emergencia al Ministerio Público con la finalidad de recuperar la confianza de la ciudadanía en nuestra institución", declaró Ávalos en rueda de prensa tras ser nombrada para reemplazar al polémico Pedro Chávarry.

Investigaciones en curso

Adelantó que entre las medidas de la "emergencia", se incluye el incremento del apoyo al equipo especial encargado del caso de corrupción Lava Jato, "independientemente de quiénes sean los investigados".

También se aumentará el respaldo a la fiscalía especializada de la provincia del Callao que investiga una red de corrupción en la Judicatura conocida como "Los cuellos blancos del puerto" y a la fiscalía especializada en delitos cometidos por funcionarios.

Esta última tiene entre sus investigaciones los casos del expresidente Ollanta Humala (2011-2016), así como del exmagistrado César Hinostroza, quien se encuentra en proceso de extradición desde España por presuntamente liderar la red "Los cuellos blancos del puerto".

Además, Ávalos detalló que su gestión brindará "todo el apoyo logístico necesario" y se formará un equipo especializado encargado de transcribir las escuchas telefónicas que a mediados del año pasado, revelaron la corrupción en la Judicatura y se tomarán "las acciones correspondientes" contra los funcionarios implicados en estos casos.

Apuesta por el cambio

Otra de las medidas será el fortalecimiento de las áreas de prevención de la Fiscalía Suprema de Control Interno y sus oficinas desconcentradas, las cuales tendrán visitas inopinadas a nivel nacional.

Ávalos dijo que asume el liderazgo del Ministerio Público como una "oportunidad de cambio real y sustantivo", y anunció que presentará un proyecto de ley de modificación de la Ley de la carrera fiscal que "permita ser más drásticos en las medidas que se imponen a los fiscales que han incurrido en actos de corrupción". Y agregó: "La ley de la carrera fiscal tiene aspectos que limitan la investigación y sanción de conductas al interior de la institución", apuntó.

Escándalos de corrupción

La fiscal asumió el liderazgo del Ministerio Público después de que la Junta de Fiscales Supremos aceptó la renuncia de Chávarry, quien desde que asumió el cargo en julio pasado fue cuestionado por sus presuntos nexos con "Los cuellos blancos del puerto", que negociaban prebendas y favores en el interior de la Judicatura peruana.

Una serie de escuchas difundidas por medios de comunicación mostró una cercanía entre Chávarry e Hinostroza, mientras que al ahora ex fiscal general también se le acusa de interferir en las investigaciones del caso Lava Jato en Perú.

Esto se debería a su presunta cercanía con la líder opositora Keiko Fujimori y su partido Fuerza Popular, sospecha que se profundizó tras la difusión de imágenes de un chat donde congresistas fujimoristas expresaban la necesidad de mantenerlo al frente del Ministerio Público.

Además de Fujimori, quien cumple prisión preventiva mientras es investigada por un presunto lavado de activos, por los casos Lava Jato y Odebrecht en Perú están siendo investigados los expresidentes Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski, así como la exalcaldesa de Lima Susana Villarán.