Ir a contenido

CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

Un estudio revela que se usó una grabación de grillos contra los diplomáticos de EEUU en Cuba

AFP

El sonido que escuchaban los trabajadores de la embajada de Estados Unidos en La Habana. / YOUTUBE

Los diplomáticos estadounidenses blanco de "ataques acústicos" en Cuba fueron sometidos, según un estudio pormenorizado, al sonido una grabación del grillos.

Las autoridades estadounidenses sostienen que al menos 24 personas en su embajada en La Habana sufrieron migrañas, náuseas y daños cerebrales leves entre finales del 2016 y agosto del 2017, que -aseguraron- fueron causados ​​por dispositivos acústicos avanzados. Tan avanzados -según el reciente estudio- como una grabación de grillos. 

EEUU retiró a más de la mitad de su personal diplomático en Cuba, suspendió sus actividades consulares en La Habana y ordenó la expulsión de 15 diplomáticos cubanos de los Estados Unidos, causando una crisis diplomática entre los dos países.

Canción de apareamiento

Dos biólogos examinaron una grabación de un zumbido que se suponía que formaba parte de estos ataques acústicos y concluyeron que el ruido en cuestión correspondía a la canción de apareamiento del grillo de cola corta De Geer presente en el Caribe. Tras hacerse público la semana pasada, el estudio aún no ha sido publicado en una revista científica.

"Aunque son confusos, los misteriosos sonidos en Cuba no son físicamente peligrosos y no constituyen un ataque acústico", dice el estudio de Alexander Stubbs, estudiante de doctorado de la Universidad de California, Berkeley Fernando Montealegre-Zapata, profesor de biología sensorial en la Universidad de Lincoln, Gran Bretaña.

Los dos investigadores estudiaron una grabación realizada por un empleado del gobierno de EEUU. La canción del grillo de cola corta de De Geer (la tasa de aleteo de las alas es una de las más altas de la especie) se correspondía a la grabación en términos de "duración, frecuencia de repetición de latidos, espectro de potencia, tasa de estabilidad del ritmo y oscilaciones del ritmo", señala el estudio.

Sus autores dibujan paralelos con el misterio de la "lluvia amarilla" durante la Guerra Fría. En 1981, Estados Unidos acusó a la Unión Soviética de realizar ataques químicos en el sudeste asiático, mientras que los investigadores concluyeron que estas "lluvias" eran en realidad excrementos de abejas.