Ir a contenido

La era Bolsonaro

La ministra brasileña que quiere que las niñas se vistan de rosa

Damares Alves fue nombrada ministra de la Mujer para combatir la ideología de género

Pastora evangélica, de niña fue violada en dos ocasiones por dos religiosos distintos

Abel Gilbert

La ministra de Familia de Brasil: ’Los niños de azul y las niñas de rosa’. / Video: EFE

“¡Atención, atención!”. El reclamo de Damares Alves a sus seguidores fue enfático. Como nueva ministra de Mujeres, Familia y Derechos Humanos pidió silencio para hacer un anuncio que debió considerar relevante. “En esta nueva era de Brasil los niños visten de azul y las niñas de rosa”, dijo la abogada y pastora evangélica. Ella llega con un mandato expreso del flamante presidente Jair Bolsonaro: combatir lo que el presidente llama “ideología de género”. Y Alves quiso trazar una clara línea de demarcación entre un pasado que la ultraderecha considera vergonzante y ateo y un presente de conversiones. “En este Gobierno la niña será princesa y el niño será príncipe. Nadie va a impedirnos que llamemos a las niñas princesas y a los niños príncipes. Vamos a acabar con el abuso del adoctrinamiento ideológico”.  En la sala resonaron los gritos de “aleluya” y “gloria a Dios”. También flamearon banderas de Israel. Diversos artistas e intelectuales no tardaron en desafiarla: las mujeres se vistieron de azul y los hombres, de rosa.

Hace unos años, la hoy ministra Alves trabajaba en el Congreso para Magno Malta, un cantante, pastor evangélico y entonces senador. Ya entonces creía saber cuál era su misión. “Dios nos dijo que no son los diputados que van a cambiar esa nación, no es el Gobierno que va a cambiar esta nación, no es la política que va a cambiar esta nación: es la iglesia evangélica”. Pero resulta que Bolsonaro ganó las elecciones, con la inestimable ayuda de Malta, y se inclinó por la pastora. En su ministerio deberá ocuparse además de la cuestión indígena.

Alves tiene la misión de velar por la familia tradicional y, aseguró, luchar por un Brasil “sin aborto”. En ese país se practican un promedio de medio millón de interrupciones del embarazo clandestinas al año.  “Creo que ninguna mujer quiere abortar. Ellas llegan hasta esa instancia porque no tienen otra opción. Si el embarazo es un problema que dura sólo nueve meses, les digo que el aborto es un problema que camina toda la vida con la mujer”. Su cartera, dijo, se centrará en la protección de la vida.

Experiencia límite

A pesar de su predilección por el color rosa, su mundo fue negro alguna vez. De niña, la violaron en dos oportunidades dos pastores diferentes que frecuentaban a su familia en Aracaju, el nordestino estado de Sergipe. “Estaba durmiendo en mi cuarto. Soñaba que sostenía una cosa caliente”. Cuando abrió los ojos, vio que el abusador había puesto el pene en una de sus manos. “Sentí miedo y dolor. La primera vez que me violó me dijo: usted es culpable”. El segundo pastor la besaba en la boca y pasaba sus manos por el cuerpo. “Una vez eyaculó en mi cara”.

Ella vivió más de una década sin revelar a sus padres semejante experiencia límite. A los 24 años leyó en un periódico que un pastor había sido arrestado por abusar de un niño. Era uno de sus victimarios. Fue a la habitación de ellos con lágrimas en los ojos. Sus padres ya lo sabían. Lo supieron siempre. Pero en la iglesia les recomendaron no hablar con su hija, tan solo orar. “Una niña abusada es una mujer destruida”, asegura la ministra. Una de sus propuestas es crear la “bolsa estupro”, un subsidio estatal para que las mujeres violadas acepten tener el hijo resultante del vejamen.

Cuenta también que cuando tenía 10 años “era tanto el sufrimiento” que resolvió suicidarse. Llegó hasta un árbol de guayaba con veneno de ratón. Desistió de matarse porque dijo haber visto al mismo Jesús. “Era tan hermoso. Tenía un traje largo, una barba larga. Es la visión que un niño tiene de él”.  Antes de asumir su cargo detalló la escena en su libro 'Al pie de la guayaba'. Ahí sostiene que cuando Cristo la vio trepar al árbol le pidió que bajara.  “Te vas a caer y lastimar. Te han herido tanto en la cruz”. Sin embargo, al hacerlo, dijo, “me dio el abrazo que la iglesia no me dio”. Las redes sociales se inundaron de sarcasmos.  Bolsonaro salió en defensa de Alves. “Es extremadamente vergonzoso ver cómo se burlan de su fe”.  En el Gobierno la pondrá en práctica. “El Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana”.