Ir a contenido

CONFLICTO EN EL SUR DE LA INDIA

Una tercera mujer entra en el templo indio de Sabarimala, vetado por tradición a las féminas

La policía detiene a cerca de 2.000 personas durante las protestas de los devotos conservadores en Kerala

El Periódico

CHANDAN KHANNA (AP)

Una tercera mujer entra en el templo indio de Sabarimala, vetado por tradición a las féminas
Templo hindú en Sabarimala (India).

/

Lejos de arredrarse por las importantes protestas de los devotos conservadores, una tercera mujer ha accedido al templo de Sabarimala, ubicado en el estado indio de Kerala. La entrada al santuario está tradicionalmente vetada a las féminas al considerarlas impuras si están en edad de menstruar. La creencia ancestral considera que la menstruación puede debilitar las energías del dios Ayyappa

La mujer, natural de Sri Lanka y de 46 años, entró en el templo de Sabarimala a última hora del jueves después de que dos mujeres hicieran historia con su entrada al santuario días antes. Éstas últimas ingresaron al templo de madrugada, escoltadas por numerosos agentes de seguridad y a través de una puerta alternativa para evitar ser vistas por los devotos. A pesar de que el Tribunal Supremo de India ordenó en septiembre el levantamiento de la prohibición sobre las mujeres, ninguna había logrado acceder por el impedimento de los devotos.

Las protestas, en muchos momentos violentas, llevan días adueñándose del estado de Kerala, en el sur del país. Escuelas y comercios cerrados, transporte paralizado y material urbano destruido es el balance de las reivindicaciones de los que defienden mantener una prohibición milenaria. Fuentes policiales han confirmado la muerte de una personas así cientos de heridos, entre ellos 125 civiles, 135 oficiales de policía y 10 periodistas. Los detenidos son cerca de 2.000.

Extrema derecha hindú

El Tribunal Supremo levantó el pasado mes de septiembre la prohibición de entrada que pesaba sobre las mujeres de entre 10 y 50 años, consideradas "impuras" por estar en edad de menstruar. Los cinco jueces de la alta corte, encabezados por el presidente del Supremo, Dipak Misra, decidieron por cuatro votos a favor y uno en contra permitir el ingreso de las mujeres al templo del dios Ayyappa, al considerar que "la devoción no puede estar sujeta a la discriminación de género".

Sin embargo, las mujeres que habían intentado entrar en los últimos meses en el santuario tuvieron que abandonar sin éxito el lugar, haciendo frente a distintos grupos de personas, devotos y miembros de la extrema derecha hindú, que se resisten a acatar la decisión del tribunal.

En la India las mujeres sufren, durante la menstruación, limitaciones como la prohibición de manipular alimentos o cocinar y la obligación de dormir en una habitación o en camas separadas de su pareja o familiares.

Temas: India