Ir a contenido

NUEVA ETAPA EN WASHINGTON

EEUU estrena un Congreso hostil a Trump en plena parálisis

El péndulo político gira a la izquierda con la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes

El cambio coincide con el cierre del Gobierno y el cerco judicial al presidente

Ricardo Mir de Francia

El Capitolio de Estados Unidos

El Capitolio de Estados Unidos / EFE / ERIK S. LESSER

Ocho años después de que el Tea Party consumara su revuelta populista situando a decenas de sus aliados conservadores en Washington, el péndulo político en Estados Unidos vuelve a bascular hacia la izquierda. El nuevo Congreso salido de las legislativas de noviembre tomará posesión el jueves con una sólida mayoría demócrata en la Cámara de Representantes y el impulso de una nueva generación de legisladores progresistas que aspiran a reconfigurar la identidad del partido para alejarlo de los grandes intereses y acercarlo a la gente. Los republicanos mantienen el control del Senado, pero ya sin el rodillo del que han disfrutado en los dos últimos años, lo que augura tiempos de bloqueo legislativo y renovada bronca política en la segunda mitad del mandato de Donald Trump

Los nuevos legisladores tomarán posesión en medio de un cierre del Gobierno sin visos de solución que ha paralizado parcialmente la vida institucional de la capital. Nueve de las 15 agencias federales se han visto afectadas por la falta de acuerdo político para extender el presupuesto gubernamental. Casi 400.000 funcionarios llevan dos semanas en casa sin cobrar, mientras una cifra similar sigue trabajando sin la más mínima certeza de cuándo llegarán sus nóminas. En el centro de la disputa está el rechazo de los demócratas a aprobar una financiación que incluya los 5.700 millones de dólares que Trump exige para construir el muro en la frontera con México. A medida que pasan los días, el presidente ha pasado de arrogarse “con orgullo” el cierre del Gobierno a culpar a los demócratas del desaguisado.

Incertidumbre económica

Junto a la parálisis institucional, el año comenzará con una creciente incertidumbre respecto a la economía, azuzada por la guerra comercial y reflejada en el pobre desempeño de las bolsas, que han despedido el 2018 como el peor año desde la Gran Recesión. Casi 7.000 billones de dólares se han evaporado de los mercados. Trump también arrancará sin secretario de Defensa, después de que el general James Mattis pusiera tierra de por medio en protesta por la anunciada retirada de Siria y el desdén de la Casa Blanca hacia los aliados tradicionales de EE UU. Esa retirada se ha interpretado en Washington como una claudicación ante Rusia e Irán, a la par que una traición a los aliados kurdos del Pentágono, una muestra más del repliegue estadounidense de la esfera internacional. En pleno avance del autoritarismo, la Administración ha renunciado a defender el orden liberal que construyeron sus predecesores. 

En el plano interno se atisban pocos ámbitos para el acuerdo entre republicanos y demócratas en el Congreso, una vez cerrada la reforma del sistema penal de justicia (la más ambiciosa en dos décadas) para reducir las penas por delitos no violentos. El largamente aplazado plan para remozar las infraestructuras es uno de los pocos intereses compartidos, así como la intención de abaratar los precios de los medicamentos. Pero los pactos se complicarán por los cálculos electoralistas ante la cercanía de las próximas presidenciales. La bajada de bandera en el nuevo Congreso es también el inicio oficioso de la campaña del 2020, en la que Trump se juega la reelección.

Cerco judicial a Trump

El presidente está cada día más cercado por la investigación de la trama rusa, que ha metido en la cárcel a figuras prominentes de su círculo de confianza. Y esos problemas están llamados a aumentar, dado que los demócratas pretenden aprovechar su nueva mayoría en la cámara baja para impulsar nuevas comisiones de investigación. Quieren escrutar sus posibles conflictos de interés, obligarle a hacer públicas sus declaraciones de impuestos, investigar las finanzas de su familia o proteger las pesquisas relacionadas con Rusia del fiscal especial Robert Mueller. Técnicamente también podrían iniciar un proceso de ‘impeachment’ para apartarle del poder, pero de momento no hay consenso entre los demócratas. Por un lado, saben que no tiene perspectivas de prosperar debido al control republicano del Senado. Por otro, temen que el electorado les castigue por priorizar su animadversión hacia el presidente sobre el interés general. 

El nuevo Congreso será el más diverso étnicamente de la historia y contará con más mujeres que nunca. Hay 110 debutantes, la mayoría demócratas. 42 de ellos son mujeres. 22 trabajaron para la CIA o las agencias de seguridad. Y otros 23 son activistas de izquierda, cercanos a los postulados de Bernie Sanders y curtidos en los distritos más desfavorecidos del país. Este último grupo es el que más interés ha despertado. Nombres como la jovencísima Alexandria Ocasio-Cortez, la palestina Rashida Tlaib, la refugiada somalí Ilhan Omar, la afroamericana Ayanna Pressley o la aborigen Debra Haaland. Son las nuevas estrellas del Congreso, una nueva generación que pretende desplazar a la izquierda al Partido Demócrata. No será fácil. Sus capitanes en el Capitolio rondan los 80 años de media y pertenecen a la vieja guardia, sensible a los intereses corporativos y a la política de siempre.

Elisabeth Warren anuncia su candidatura a la presidencia

La campaña oficiosa para las elecciones presidenciales del 2020 ya ha comenzado. La senadora demócrata por Massachusetts, Elisabeth Warren, anunció en Nochevieja su candidatura a la presidencia con un vídeo en las redes sociales y los primeros pasos para crear un comité exploratorio de campaña. La antigua profesora de Harvard es una de las figuras más a la izquierda del Partido Demócrata, muy crítica con el rumbo del capitalismo, las prerrogativas de los bancos y la desigualdad económica. Hace cuatro años ya se barajó su candidatura, pero no llegó a entrar en liza pensando que Hillary Clinton era imbatible. Warren es la primera demócrata de prestigio en dar el paso adelante, aunque se espera que en las próximas semanas otros sigan su estela, desde los senadores Corey BookerBernie Sanders y Kamala Harris al expresidente Joe Biden, en una parrilla de salida que se anticipa diversa y muy congestionada.