Ir a contenido

JORNADA ELECTORAL EN EL PAÍS AFRICANO

Dos muertos en las elecciones de la República Democrática del Congo

Los comicios se celebran finalmente tras dos años de retraso

Agencias

Colegio electoral del distrito de Kinshasa.

Colegio electoral del distrito de Kinshasa. / AFP / MARCO LONGARI

La jornada electoral en la República Democrática del Congo (RDC), que acude a las urnas tras dos años de retraso, se desarrolla sin grandes incidentes pero con algunas dificultades a la hora de ejercer el derecho al voto. La jornada se ha visto sacudida por la muerte de un policía y un hombre a causa de un altercado generado por un supuesto fraude electoral en la ciudad de Walungu.

A parte de este grave suceso se han producido otras anomalías como la ausencia del nombre de algunos votantes en las listas electorales, centros de votación que horas después permanecen cerrados o máquinas de voto que no funcionan, según medios locales.

El presidente, Joseph Kabila, así como el candidato oficialista Emmanuel Ramazani Shadary, y el opositor Martin Fayulu, votaron a primera hora de la mañana en el mismo centro en Gombe, uno de los principales barrios de Kinshasa que alberga edificios oficiales. Kabila depositó su voto a las 9:00 horas (8:00 GMT), tras lo que animó a todos los congoleños a "retar a la lluvia" -que caía con fuerza en la capital- y acudir a las urnas.

Optimismo

"Creo que la victoria está de mi lado, a partir de esta noche seré presidente de la República", manifestó poco después Shadary, sancionado por la Unión Europea al reprimir por la fuerza protestas contra Kabila, desencadenadas a finales de 2016 durante su etapa como viceprimer ministro y titular de Interior.

Por su parte, el opositor Fayulu calificó de "acto saludable" para el país esta oportunidad de cambio, y aseguró a pie de urna que esta votación supone "el fin de Kabila, el fin de la miseria del pueblo congoleño (y) el fin del hecho de que el Congo se haya convertido en el hazmerreír del mundo". El otro principal candidato opositor, Félix Tshisekedi, tenía previsto votar en Tshangu, un barrio popular de la capital próximo al aeropuerto.

"Pido a todo los congoleños que vengan a votar", manifestó a Efe Abdou, un joven partidario de Shadary que luce en el cuello una bufanda con los colores de Zimbabue, donde la caída del expresidente Robert Mugabe propició en agosto la elección democrática de su exprimer ministro, Emmerson Mnangagwa, como jefe de Estado.

Largas colas

Más de 39 millones de congoleños están llamados a las urnas en unas elecciones en las que también elegirán a sus parlamentarios nacionales y provinciales. Los 75.781 colegios electorales de todo el país cerrarán sus puertas a las 18.00 hora local, aunque aún se aceptarán los votos de quienes se encuentren en fila.

Estas elecciones deberían haberse celebrado en diciembre del 2016, cuando expiraba el segundo y último mandato de Kabila, según la Constitución, pero la CENI las pospuso por "problemas técnicos". El último aplazamiento se produjo la semana pasada, al retrasarse del 23 al 30 de diciembre, después de que un incendio en Kinshasa calcinara miles de máquinas de votación y material electoral.

Unos días atrás, la CENI aplazó hasta marzo del 2019 el voto en las circunscripciones de Beni y Butembo, en la provincia de Kivu del Norte (noreste) debido al ébola y a la inseguridad; y de Yumbi, en la provincia de Mai-Ndombe (oeste), por enfrentamientos étnicos. Pese a todo, estos comicios podrían constituir la primera transición pacífica de poder en la historia de la República Democrática del Congo desde su independencia de Bélgica en 1960.